Modo pelea: linimento, hormonas, dolores y nervios.

Todos nos hemos dado un golpe con el pico de la mesa en el pie o la tibia y hemos estado retorciéndonos de dolor durante un tiempo. ¿Por qué entonces en una pelea pateamos durante muchos asaltos y no sentimos, casi, el dolor? Vamos a hablar hoy de las hormonas, del linimento, y de nuestros aliados durante un combate.

Este artículo es un agradecimiento al cuerpo humano, que nos permite pelear y disfrutar de un deporte que sino sería imposible. Pero vamos a entender cómo funciona, y cómo podemos utilizar nuestro conocimiento sobre el tema en beneficio propio antes y durante las peleas.

Adrenalina para la pelea

Nuestro principal aliado en situaciones de estrés y peligro, como en una pelea, es la adrenalina. Potente hormona que se genera muy rápido y después deja una sensación de vacío y relax absoluto. Pero que mientras está en nuestra sangre nos brinda euforia, y que en muchos casos es la razón de que pelear, u otras actividades de riesgo, sean adictivas.

Sube las pulsaciones, dilata los pulmones y las venas, lleva sangre a los músculos y órganos principales, nos prepara para una situación de vida o muerte.

Pero es la razón de que el dolor apenas se sienta. Es el modo fight or flightpelea o huye”. El cuerpo se nota en una situación de mucho peligro y la hormona se genera para darnos la capacidad de luchar con toda nuestra garra o huir a máxima velocidad sin notar el cansancio.

Modo pelea o huye.
Nuestro cuerpo es capaz de, en segundos, prepararse para huir o luchar. Ambos a tope.

Para que lo entendáis un poco mejor. Se han reportado casos en los que una madre ha sido capaz de levantar un coche por que su hijo se había quedado debajo atrapado. En situaciones de máximo estrés esa hormona nos da energía extra y focaliza nuestros sentidos para la tarea más inmediata, sobrevivir.

No existe el público, no existe el dolor, luchamos a pesar del cansancio y nos levantamos después de cada golpe. La mente influye, el corazón también, pero la adrenalina es determinante compañeros. Y es adictiva, da sensación de poder, nos remonta a nuestros orígenes cuando cada día era una lucha por la supervivencia.

Linimento

El linimento es el famoso aceite de masaje amarillo con olor característico. “Nam mam Muay”, aceite de boxeo en Tailandés. Es utilizado antes de cada pelea de Muay Thai para calentar y activar el cuerpo.

Lo he incluido en este artículo porque, erróneamente, muchos competidores piensan que el causante de no sentir dolor es este aceite. El linimento se utiliza previo a la pelea porque nos hace entrar en calor más fácilmente, más rápido y con menos esfuerzo. Pero no es anestesiante, ni calma los dolores, simplemente calienta (que por otro lado ya es bastante). El calor lo podemos conseguir haciendo un trote, saltando a la comba, etc. El linimento lo facilita.

Buakaw previo a su pelea, masaje.
Masaje a Buakaw con linimento previo a la pelea. Facilita calentar la musculatura.

Hay competidores que no lo utilizan, y muchos deportes de combate que tampoco. A mi personalmente me encanta porque facilita el calentamiento y solo con el olor ya me recuerda que toca pelear y me activa mentalmente.

Pero no os olvidéis, a quien debéis eterno agradecimiento es a vuestro sistema nervioso y riñones, que nos permiten, literalmente, dar el máximo de nosotros mismos.

Dolores post pelea

¿Nunca os ha pasado que, según termina la pelea y bajáis del ring, empezáis a sentir dolores por todos lados? La adrenalina tiene una duración cortita en sangre y en cuanto la situación de peligro acaba esta se elimina. Es decir, acabada la pelea ya no necesitamos tener a TODO nuestro organismo en alerta y podemos volver a nuestras funciones naturales. Y en nuestras funciones naturales existe el dolor, ya os digo yo que si!

Aun así, no toda la adrenalina se pierde de golpe y por eso es normal que se sienta completamente el dolor al día siguiente o incluso a los dos días. Aparecerán nuevos dolores o puntos en las tibias, antebrazos, costillas, etc…

Luchadores con severos cortes en la cara
Si no fuese por la resistencia al dolor, muchas peleas serian imposibles.

Más adelante, si os interesa, haré un artículo sobre algunas recomendaciones para tratar el dolor, cuándo aplicar frío, cuándo aplicar calor, cómo tratar las hinchazones de las tibias, etc… Comentar o escribirme por privado si os interesa.

Nervios previos a la pelea

Por último un gran aliado y enemigo. Los nervios. Si me preguntas, me gustan los nervios, me parecen útiles. Pero como en casi todo, en exceso nos perjudicarán. Los nervios nos mantienen alerta, centran nuestra atención en el problema más inmediato. Y, personalmente, cuando más nervioso he estado mejor he peleador después.

Pero para una pelea los nervios pueden ser devastadores, nos pueden cansar en exceso, incluso bloquearnos. Como en todo, la práctica hace al maestro. Las primeras peleas que realiza un competidor suelen ser toscas, cansadas, parece que no ha entrenado nunca la técnica. Conforme cogemos experiencia y los nervios se pueden controlar un poco más, le técnica se irá pareciendo a los entrenamientos y podremos disponer de toda nuestra energía para la que tanto hemos corrido, sprintado y sufrido.

Pero los nervios nos permiten generar adrenalina, nos permiten sentir miedo. Y el miedo nos pondrá alerta y nos dará sus recursos. Los nervios son incómodos en la barriga, el día de la pelea y justo antes de subir al ring. Pero ¿qué haríamos sin ellos?.

Luchador haciendo el wai kru previo a su pelea
El wai kru sirve en muchos casos para canalizar los nervios y terminar de entrar en el modo pelea.

Para mi es realizar el Wai Kru, acordarme de los entrenos, de mis compañeros y entrenadores que tanto esfuerzo han puesto en mi, de mi propio esfuerzo. Y entonces los nervios se van, y solo queda disfrutar del combate y poner en práctica todo lo trabajado.¿Tienes algo que comentar?, adelante. ¿Alguna pregunta?, adelante. Si piensas que puede ser de utilidad o interesante para tus amigos, por favor comparte. Gracias y ¡hasta el siguiente!

 

Síguenos y comparte en:
4 Comentarios

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *