Nak Muay Yings: mujeres boxeadoras en Tailandia

El Muay Thai es para mujeres igual que lo es para hombres, eso está cada vez más claro. Lamentablemente, como en muchos campos de la vida, su camino ha empezado a abrirse más tarde y con algunas dificultades extra. Por eso es interesante conocer y hacer un análisis de cómo está la situación de las Nak Muay Yings, las mujeres boxeadoras, que en Tailandia, y en el mundo entero, son cada vez más numerosas y competentes.

En el artículo de hoy vamos a centrarnos sobre todo en la situación habitual de las peleadoras tailandesas desde que son jóvenes y en las, cada vez más numerosas, mujeres extranjeras que pelean en Tailandia. Y se miden en muchos casos de tú a tú con rivales de mucha experiencia.

Condiciones especiales de las mujeres boxeadoras

En Tailandia las mujeres pelean, igual que los hombres, desde que son niños y es quizá el momento donde sus caminos están más a la par. Cuando son muy jóvenes y pelean en eventos pequeños o medianos las oportunidades son casi parecidas y las bolsas en ocasiones también. Es cuando son más mayores y alcanzan la élite cuando las diferencias se disparan. Ya que en la mayoría de los estadios grandes de Bangkok las mujeres tienen prohibido pelear, y es ahí donde un boxeador gana dinero y se hace un nombre de verdad. Consulta cómo puede variar la bolsa de un peleador aquí.

Es por eso que muchas de las peleadores top tailandesas tienen apenas 18 años. Es el momento en el que tienen mejores oportunidades de rodar y pelear. No son pocas las peleadoras prometedoras que dejan de pelear con 20 años y se dedican a la familia, estudios o trabajos, debido a la falta de oportunidades.

Patada frontal en una pelea entre mujeres boxeadoras

Inferioridad de condiciones

Las mujeres en Tailandia aun sufren de tradiciones un poco absurdas, si bien hay que respetarlas gracias a la suma de muchas voces poco a poco se van consiguiendo pequeños avances. Entre otras cabe destacar que no pueden pelear en algunos de los más grandes estadios. Esto significa perder la oportunidad de formarse un nombre, de cobrar mejores bolsas y, por lo tanto, prolongar su carrera deportiva.

Además las mujeres rara vez podrán tocar el mongkol, salvo que sea suyo. Y si te fijas cuando suben a pelear suben al ring sin el mongkol puesto, ya que ellas tienen que entrar por debajo de las cuerdas. Los hombres entran por encima, siempre con el mongkol puesto. Ellas, por su “impureza”, deben entrar por debajo y una vez dentro su entrenador les colocará el mongkol en la cabeza. El mongkol nunca, da igual hombre o mujer, podrá entrar por debajo de las cuerdas del ring.

Son cosas que tienen su explicación en la prehistórica creencia de que la mujer, por tener la menstruación y por ser mujer, representa la impureza. Y por tanto no puede pasar por encima de las cuerdas del ring, tocar el propio ring de algunos estadios, tocar amuletos, entrar en algunos templos sin estar cubiertas de ropa, etc,.

Las mujeres en Tailandia y sentido de la feminidad

En Tailandia además, las mujeres valoran mucho el concepto de la feminidad, del estilo y la gracia femenina. Quizá esto esté muy relacionado aún con una sociedad que recae en los estereotipos propios de hace unas décadas, donde la mujer tenía que ser delicada, sonriente y bonita. Es curioso porque Tailandia es un país donde existen muchas mujeres homosexuales, muchas de las cuales son “tongboys” lo que serían “marimachos”. A pesar de esto, las boxeadoras que no entran dentro de las “tongboys” destacan por su feminidad, la gracia de sus movimientos y una coquetería adolescente que choca con la condición de que son autenticas bestias peleando.

Estilo y técnica

Es quizá por esto, su sentido de la feminidad y su juventud, que las mujeres boxeadoras en Tailandia rara vez tienen un estilo agresivo centrado en el choque, los codos o el golpeo en distancia corta propio de un muay mat. No me malinterpretéis, hay de todo, pero en general las mujeres destacan por su técnica, por la limpieza de sus movimientos y por la capacidad de llevar la gracia femenina a un ring en combinación con el peligro de sus golpes.

Boxeadora haciendo el wai kru
NongBenz wai kru, estilo y tranquilidad que esconden una peleadora formidable.

Como es comprensible, en una sociedad en la que una mujer destaca más por su cara que por su cerebro, las boxeadoras Thais muchas veces evitan el golpeo en la corta distancia con codos. Y prefieren optar por un estilo “fimeu” de pateo y control de la pelea. Esto es muy notable en Chiang Mai, ciudad del norte tailandesa que destaca por la cantidad de chicas competidoras, tanto thais como extranjeras. Allí hay alguna pelea femenina casi cada noche y las mujeres destacan por pelear en las cuerdas, controlando la distancia, pateando y defendiendo los puntos.

Oportunidades para las mujeres extranjeras

Son cada vez más las mujeres extranjeras que, como los hombres, se aventuran a ir a combatir durante un periodo más o menos largo a Tailandia. Por diferentes motivos, las mujeres extranjeras tienen más oportunidades de medirse y salir victoriosas de enfrentarse a Thais con mucha experiencia y nombre. Rara vez una peleadora con apenas unos combates ganará a una top Thai, pero no son pocas las extranjeras que con algo más de experiencia se están enfrentando a las mejores de su categoría. Como por ejemplo ocurrió con Yolanda Schmidt en el Muay Thai Angels Fight el pasado 2017, que ganó en la final a Chommanee Sor Taehiran.

Hace apenas unos días mi compañera en el Santai Lisa Brierly se llevó la victoria en otra vibrante batalla con la varias veces campeona del mundo Zaza Sor Are. Y son muchos los ejemplos de mujeres que, con duro trabajo y entrenamiento, en relativamente poco tiempo son capaces de enfrentarse a las tops en su peso.

Mujeres aspirantes al torneo muay thai angels
Aspirantes del Muay Thai Angels 2017, entre las que estuvo la peleadora española Atenea Flores, junto con algunas de las mejores del mundo.

Hablo de relativamente poco tiempo refiriéndome a años de entreno en casa y muchos meses, mínimo, en Tailandia. Pero es poco tiempo si lo comparamos al tiempo que llevan estas mismas tailandesas entrenando y a la cantidad de peleas que tienen en su espalda. Aun así, no son muchas las afortunadas que consiguen ganar a las thais. Pero ahora dime, ¿Algún competidor extranjero ha conseguido ganar a Superbank?, ¿Petchbunchuu?, ¿Panpayak?, ¿Littewada?. Si es cierto que hay competidores extranjeros que han ganado a algún thai potente, pero normalmente suele ser con el thai dando 3-5 kg de ventaja, en modalidad k1, estando ya sin entrenar y medio retirado, o peleando en el extranjero con puntuación más parecida al k1.

Justifica tu respuesta

Como decían en el instituto, si opinas algo justifícalo. Esto que decía en la sección anterior no tiene mucho misterio, ni mensajes con tono feminista o machista según los ojos de quien lo  lea. No es otro el motivo que los hombres thais, boxeadores, cuando tienen 20 años y están en su mejor momento físico, están peleando mensualmente en Bangkok. Haciendo peleas de mucho nivel y con entrenamientos bestiales, cogiendo mucha experiencia y llegando a su mejor momento. Rara vez un extranjero llegará a Tailandia y en uno o dos años estará midiéndose a los TOPS, y mucho menos ganándoles.

No nos engañemos, hay muchos extranjeros que pelean allí contra thais buenos, pero la gran mayoría (o todos) están lejos aún de enfrentarse a los mejores de su categoría. Es lo normal, estamos compitiendo contra gente que nos llevan años y centenas de peleas de ventaja.

Para las chicas es diferente, como he explicado antes normalmente a las chicas con 20 años, donde podrían alcanzar su mejor momento físico, se les han acabado las oportunidades. Quizá peleen en algún evento o show que se hace esporádicamente pero no tienen apenas continuidad. Y muchas se dedican a trabajar o estudiar, y pelearán cuando surja la ocasión pero con un entrenamiento mucho menos exigente.

mujeres en el clinch, rodilla recta.
Sawsing Sor. Sorpit en su ultima pelea contra la china Natalie Hongtong muaythaigym.

Las mujeres extranjeras llegan muy fuerte a Tailandia, con más o menos experiencia en su país de origen llegan con una mentalidad muy fuerte, con plena dedicación al entrenamiento y sin otras responsabilidades que comer, entrenar y dormir. Es por eso que, con esfuerzo y tiempo podrán enfrentarse a las Tops, aunque esto no garantiza nada. Mucho hay que entrenar y casi la mayoría no llega a disfrutar de ese momento de gracia. Pero la posibilidad sigue siendo más alta que en chicos.

Poco a poco va cambiando

Gracias a que las peleadoras extranjeras están plantando cara, poco a poco, a muchas de las Tops tailandesas, las televisiones despacito se van abriendo a combates femeninos porque permiten mostrar a las peleadoras más prestigiosas thais en combates difíciles y reñidos.  

Esto mismo sirve para que las mujeres extranjeras se sientan motivadas a ir a entrenar a Tailandia, lo que al principio siempre puede suponer algún miedo. Puesto que cada vez tienen más garantizado pelear de manera más continuada o en eventos con más nivel y, por supuesto, mejores pagas.

A mi personalmente me gustan las peleas entre mujeres, me gusta el estilo y he visto algunas que tienen la pegada y la velocidad que muchos competidores soñaron. Además es importante que estas oportunidades crezcan para las niñas que se están abriendo camino en el Muay Thai y ojalá en pocos años las podamos ver en los eventos de los estadios grandes de Bangkok. Ganando dinero, viajando por el mundo y ayudando a sus familias como lo hacen los chicos.

Gracias por leer como siempre y si te ha gustado comparte con tus amigos y amigas. Quizá a alguna le sirva de inspiración o ayude a solucionar las dudas que pudiese tener sobre el siguiente viaje a Tailandia. ¡¡Abrazos!!

 

Síguenos y comparte en:
Un Comentario

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *