Qué hacer para conseguir un sponsor en Tailandia

Conseguir un sponsor en un gimnasio de Muay Thai en Tailandia es el objetivo de muchos extranjeros que planean estar allí una temporada. Después de unos años con esta página web no os imagináis la cantidad de correos y de mensajes en redes sociales que me han llegado preguntando por ello. Así que me he planteado hacer un artículo hablando sobre el tema que pueda ayudar a los interesados. Qué es un peleador sponsor, cómo se consigue, qué privilegios tiene. ¿Y obligaciones?

Veamos, en líneas generales tenemos que entender que los gimnasios de Muay Thai clásicos en Tailandia (exceptuando aquellos que ahora hacen sesiones de muay thai fitness estilo occidente), no cobran una cuota a sus luchadores. Los luchadores tailandeses no pagan por su entrenamiento, ellos van, entrenan, y cuando pelean el gimnasio se queda una parte de su paga, de su bolsa. Con suerte los jóvenes irán subiendo el nivel y alguno llegará a pelear en eventos importantes. Entonces el dinero, para luchador y gimnasio, será mejor. Esto también atraerá patrocinadores y turistas con efectivo en mano que querrán ir a entrenar a ese gimnasio con esa, o esas, estrellas. 

Con los extranjeros es distinto, nosotros somos considerados clientes y, según el caso, quizá luchadores. Los extranjeros pagamos nuestra cuota de entrenamiento, ya sea por día, semana, mes, etc. Y, generalmente, cuando peleamos, nos podemos quedar el 100% de la bolsa, aunque siempre es recomendable darle una propina a quien ha sido tu entrenador para la pelea por su dedicación extra. 

Bien es cierto que el dinero que generalmente recibes por pelear en Tailandia, sobre todo cuando eres desconocido allí, no es gran cosa. Sin embargo, los precios de los gimnasios allí son caros, comparado con el resto de precios en el país. Por lo que es habitual que, para los que vamos allí con intención de gastar poco dinero y alargar nuestra estancia, nos venga muy bien conseguir un sponsor en el gimnasio para ahorrar dinero.

Qué es un peleador sponsor

Un peleador sponsor es un peleador patrocinado en un gimnasio. Cada gimnasio puede tener una política particular hacia sus luchadores pero, generalmente, cuando eres un peleador sponsor pasas a estar mantenido por el gimnasio, en el nivel más básico al menos. Ellos te proporcionan una cama en la que dormir (que probablemente no será una habitación individual), te darán dos comidas al día después de cada entrenamiento y no pagarás por la cuota del gimnasio. Todo esto es un gran alivio pues, si no gastas dinero en ocio, ropa o salir, podrás alargar mucho tu estancia en el país con un presupuesto bajo. 

Masaje thai
A mi compañera Lisa siempre le tocaba hacer sesión de masaje con su entrenador después de los duros entrenamientos. – Él te enseña tú le cuidas-.

El peleador sponsor es un representante ahora del gimnasio, no eres un cliente, eres un luchador imagen del equip. Por tanto tienes algunos privilegios, y unas cuantas responsabilidades. Más adelante os pondré algunos ejemplos de cuáles son estos privilegios y estas obligaciones de mi experiencia personal. Aunque puede diferir con la de algunos otros según el gimnasio en el que hayan estado, pero tampoco creo que mucho.

Cómo se consigue

Tengamos muy en cuenta que esto sí que cambia muchísimo según el gimnasio en el que estemos. No es lo mismo conseguir un sponsor en el PK Saenchai gym en Bangkok que en un gimnasio normalito en el norte o sur del país. Básicamente porque los gimnasios utilizan a los luchadores sponsors para mejorar su imagen y visibilidad. También para tener luchadores que pelean habitualmente para que el nombre de su gimnasio ande en circulación. Además eso siempre es contenido interesante en redes sociales para atraer a más clientes. 

Lógicamente gimnasios que son ya sobradamente conocidos o que tienen un regimiento de luchadores de primer nivel que pelean constantemente no tendrán mucho interés en patrocinar a luchadores extranjeros. Salvo, quizá, que aseguren un nivel bueno, una estancia larga y cierta exposición internacional. Como por ejemplo ocurre con Ognjen Topic en el PK o con Michael Savvas en el Petchyindee Academy. 

Cuarto de un luchador sponsor
Este fue mi cuarto durante un tiempo, sin grandes lujos pero al menos no compartía habitación con otras 4 personas como era lo que ofrecían al principio.

Pero salvando la dificultad de conseguir un sponsor en los gimnasios más conocidos lo habitual es que la mayoría de gimnasios menos conocidos, que son el 90%, necesiten probarte y conocerte primero. Lo que buscan estos gimnasios es que seas un luchador dedicado, dispuesto a pelear frecuentemente, que no faltes a los entrenamientos y, muy importante, que te dejes enseñar. Los gimnasios allí tienen mucho orgullo y no les gustará que un luchador que representa su nombre pelee feo, por lo que deberás dejarte enseñar. Esto parece una obviedad, pensaréis que estando en Tailandia ¿quién no va a Tailandia a dejarse enseñar? Pues es increíble la cantidad de gente que hace caso omiso a las enseñanzas de sus entrenadores. Algunos, los hay en todos lados, piensan que su manera de hacerlo, en verdad, es mejor. Los expertos no solo están sentados en el sofá, a veces van a los gimnasios y contradicen a los entrenadores.

En función del gimnasio exigirán una experiencia previa o un nivel como luchador mayor o menor, también será importante tener cierta repercusión en redes sociales. Yo por ejemplo nunca he sido muy popular en RRSS pero si estaba pendiente de poner en mi perfil de instagram y de facebook actualizaciones sobre mis peleas, entrenamientos y novedades en el gimnasio donde estaba. Debemos pensar que toda la gente que nos sigue, en mi caso españoles, son posibles clientes que podrían acabar yendo a ese gimnasio a entrenar en algún momento. Si el gimnasio tiene sponsor con un estadounidense, un español, un británico y un australiano, pues ya es una buena exposición. 

En definitiva, tienes que demostrar que has ido a Tailandia a entrenar, y no ha entrenar tres días y hacer fiesta otros tres. Demostrar que puedes pelear y que te pueden llevar con cierta seguridad a eventos y que des la cara. Te tienes que dejar moldear porque, como un trabajo a largo plazo, el gimnasio querrá que acabes adquiriendo su estilo o su manera de pelear. Tendrás que hacer algo de publicidad de tu escuela, como un patrocinio que es. Y, además, seguramente tendrás otras responsabilidades de las que hablaré más abajo.

El equipo sponsor del Santai
Este fue mi equipo. En el momento de la foto una chica inglesa y yo éramos los únicos luchadores sponsor del gimnasio. Pero hubo otros antes y llegaron algunos después. En el medio sentada la jefa del campo. En la revista Muay Siam.

Responsabilidades del sponsor

De nuevo tenemos que considerar que esto cambiará según la escuela y según quién seas. Pero lo habitual es que tus responsabilidades sean las mismas que las del resto de luchadores del campo de entrenamiento. Tendrás que colaborar en la limpieza del gimnasio, ayudar a recoger la cocina tras la comida, a limpiar paos y sacos, de vez en cuando una limpieza profunda del suelo tatami o el ring, etc… 

Además eres imagen del gimnasio tanto en los estadios como con el resto de clientes. Tendrás que ser educado y colaborador con los clientes que llegan nuevos, ser amable con los compañeros y ayudar a que el ambiente del gimnasio sea positivo. Ni que decir tiene que tu respeto y educación con los entrenadores, si ya antes era importante, ahora es primordial.

Colegio sankampeng
A veces te toca hacer de niñera o atracción occidental cuando el colegio de al lado ha organizado una visita al gimnasio local para aprender sobre la cultura del muay thai. Primera vez en mi vida que soy de los altos en una foto grupal.

Además, como dejas de ser un cliente al uso, empiezas a ser un subordinado de tu entrenador. Harás lo que él te pida aunque tu manera de entender las cosas sea distinta, a pesar del cansancio y otros. A mi por ejemplo me pasaba que había días que me notaba super cansado y me habría saltado la sesión de la mañana o habría hecho un trabajo más suave. Pero si te mandan correr y hacer clinch, ya no puedes decir que no. Ahora obedeces y haces lo que tu entrenador te pide. 

Me acuerdo una vez que el gimnasio estaba en temporada alta y había muchos clientes a parte de los luchadores thais del propio campo. Como había mucha gente para pegar los entrenadores no tenían tiempo para ponerle paos a los luchadores más jóvenes, y menos importantes, del gym. Por lo que me tocaba ir media hora antes al gimnaiso para, junto con algún compañero más, poner paos a los jóvenes. Esto a un cliente normal no se lo piden, pero si eres un luchador del equipo entonces colaboras. Aunque a mi esta parte me encantaba y para mi era un privilegio, es verdad que cuando te piden que vayas un domingo -único día de descanso- al gimnasio a limpiar todo el tatami de puzzle y las lonas del ring, no disfrutas tanto de tu condición de sponsor.

Niños thais
Decíamos que era el mundo al revés, farangs poniéndole los paos a niños thais. En verdad eran ellos mejores que nosotros, pero podíamos echar una mano cuando los entrenadores estaban muy ocupados.

En mi caso además, y esto depende como siempre del gimnasio, me dejaban quedarme el 100% de mi bolsa cuando hacía peleas en nuestra ciudad. Si peleaba Bangkok utilizaban parte del dinero de mi bolsa para pagar mi viaje y el de mi entrenador, además del hotel y demás. Por lo que en esas ocasiones el dinero recibido se reducía considerablemente. 

Privilegios de estar patrocinado

Los privilegios, aparte de que entrenas gratis que es lo principal, pueden variar mucho según el gimnasio en el que estés, lo bien que le caigas a los jefes y el tiempo que lleves. Generalmente al principio te cuidan menos y, conforme te vas ganando su confianza, se vuelcan más en ti. No os imagináis la cantidad de trotagimnasios que hay por Tailandia. Pasan unos meses en cada uno, consiguen el sponsor gracias a su popularidad en redes sociales o a que tienen un nivel decente pero se van pronto. Quizá no les dan la atención o las oportunidades que ellos demandan, no están contentos con su entrenador o, simplemente, que no aguantan mucho tiempo en un sitio.

Por lo tanto es normal que los jefes, curados de espanto como se dice, se tomen su tiempo en darte más privilegios. Pero es habitual que los peleadores patrocinados tengan acceso a mejores peleas y oportunidades, en ellos ponen su confianza los jefes. Además generalmente te darán material o merchandising del campo para que lleves en tus peleas, pesajes y entrenamientos.

En mi caso personal la verdad que creo que tuve buena suerte. Una vez pasado tiempo para generar confianza con los jefes, tuvieron muy buenos detalles conmigo. Organizaron y pagaron una cena en un sitio de comida americana de estas que te dan colesterol instantáneo y delicioso con varios compañeros cuando fue mi cumpleaños. Era un sitio que nos encantaba a todos (incluso a los chavales thais) pero que era mucho más caro que donde comíamos normalmente. 

cena luchadores sponsor
Con los jefes de mi campo y algunos compañeros, nos invitaron para celebrar mi cumpleaños. Algo que se agradece mucho cuando tu familia más cercana son los compañeros de entreno y de batallas.

Además el gimnasio a veces organizaba alguna barbacoa en el patio con los clientes para celebrar algún buen triunfo, alguna fecha destacada o la navidad por ejemplo. Los peleadores sponsor también teníamos eso cubierto por los jefes cuando el resto de clientes pagaban su parte.

Me daban material y camisetas, me dejaron una moto gratis que normalmente ellos alquilaban para poder moverme, alguna vez nos llevaron al cine, etc… Son pequeñas cosas que te van dando aire y alegran la estancia que, por lo larga y exigente, a veces puede hacerse cuesta arriba. Pero nada es gratis en esta vida, y este buen trato era siempre a cambio de dar el callo. Entrenar, ser dedicado, pelear y cumplir con el resto de otras responsabilidades que comentábamos más arriba. 

¿Quieres conseguir un sponsor?

Como he venido insistiendo cada situación es distinta y cada gimnasio ofrecerá algunas cosas mejores y otras peores. Mi experiencia personal y lo que he escuchado sobre algunos amigos, compañeros o gente a la que sigo, no difiere mucho de esto. Pero lo que no falla nunca es paciencia, dedicación y compromiso.

Para los tailandeses, lo más importante en un luchador no es tanto el físico o la técnica sino su voluntad. Su nivel de compromiso y sacrificio. Lo mismo que quieren en el ring lo quieren en los entrenamientos. Tu técnica y tu físico puede mejorar, ellos lo saben, pero hace falta demostrar que tienes constancia y voluntad. A algunos peleadores os llevaría menos tiempo por vuestro buen nivel. A otros quizá os pidan que cojais primero algo de experiencia antes de solicitar un patrocinio. Pero espero que, si en algún momento lucháis por este objetivo, u os llega esta oportunidad, tengáis una idea clara en la mente sobre lo que consiste ser un luchador sponsor gracias a este artículo.

Un saludo a todos, gracias por leer siempre y por vuestro buen apoyo. Abrazos!

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.