La guía definitiva para puntuar Muay Thai

Puntuar Muay Thai es una de las tareas más difíciles que conozco, es casi tan difícil como hacer un Muay Thai bonito y efectivo. A eso le tenemos que añadir que, fuera de Tailandia, se han ido instaurando diferentes criterios, en muchos casos derivados de otros deportes que nada tienen que ver con el Muay Thai. Y no se si será por orgullo o por conformismo, parece que la gente no está por la labor de ponerse de acuerdo o de cambiar su perspectiva. En definitiva, llevamos décadas ya con escuelas y competiciones de Muay Thai en nuestras ciudades pero, en la parte de arbitraje, estamos aún muy perdidos.

Cada federación redacta su propio reglamento, muy distintos entre sí y en muchos casos completamente alejados de la manera de puntuar tailandesa. Por si fuera poco, los árbitros que hacen los cursos de la federación reciben unas pocas horas en un fin de semana donde tienen que entender la puntuación, y otros tantos aspectos de la labor de un árbitro y juez. Y en muchos casos, la mayoría tristemente, no siguen con una formación constante y autónoma para seguir aprendiendo. A veces ese deseo de autoridad y presencia nubla la voluntad de hacer un buen trabajo y promover una evolución. Ojo que no son todos, pero tristemente si son la mayoría.

Un poco pensando en este problema que existe fuera de Tailandia, y a su vez en lo difícil que es realmente entender y puntuar Muay Thai, ya seas un espectador, árbitro, entrenador o luchador, pensé en hacer una guía lo más completa posible para que podamos tener una referencia en nuestro camino de seguir aprendiendo Muay Thai. 

Árbitro de Muay Thai
El árbitro en el Muay thai es la autoridad máxima encima de un ring, y un gran poder requiere una gran responsabilidad.

El Muay Thai se valora de manera global

Lo primero que tenemos que entender es que el Muay Thai, aun siendo un deporte que se divide por asaltos, se valora de manera global. Esto es más evidente cuando los combates son a cinco asaltos y un poco menos cuando son a 3. No es que los asaltos iniciales no cuenten, pero no sirve de nada empezar muy fuerte si se acaba cansado, perdiendo el control o recibiendo gran castigo. Por este motivo cuando se pelea a cinco asaltos es común que el primer asalto, y a veces el segundo, los luchadores empiecen tranquilos y no arriesguen demasiado, aprovechando para estudiar al rival o tantear la estrategia a seguir. Esto les sirve también para asegurarse que, llegados los últimos asaltos, no se quedarán sin energía, lo cual sería fuertemente penalizado. 

En el Muay Thai cada asalto se puntúa de manera aislada, normalmente 10 puntos para el ganador y 9 para el perdedor, o 10-10 si el asalto ha sido igualado. Pero en caso de acabar el combate con puntuaciones empatadas se puede otorgar el resultado a favor de aquel que se ha mostrado más fuerte y efectivo en los asaltos finales. Esto en Tailandia es más evidente pero no es que solo se puntúe el tercer y cuarto asalto, como a veces podemos llegar a pensar, os explico:

Asaltos y su valoración global

La cuestión es que los dos primeros asaltos suelen ser igualados ya que ningún luchador, salvo excepciones, suele arriesgar demasiado y por tanto ninguno hace mérito suficiente para ganar el asalto; irán 20-20 en las cartulinas. En el tercer asalto sube el ritmo y la intensidad, los luchadores ya buscan adelantarse en el combate y, por tanto, si hay uno que consigue mejor valoración acabará el asalto 30-29.

En el cuarto asalto probablemente el luchador que va ganando buscará defender su ventaja primero y aprovechar los fallos del oponente también. El que va perdiendo tendrá que arriesgar algo más para remontar esa diferencia. Este asalto es muy valorado porque las acciones de superioridad o las muestras de dolor o cansancio se valoran y penalizan muchísimo, respectivamente. Al terminar el cuarto asalto podemos encontrar tres escenarios. A) Ganó el que iba ganando ya en el tercero y la puntuación irá 40-38. B) Fue muy igualado y los jueces dieron asalto nulo; 40-39. C) Ganó el asalto el que empezó perdiendo; 39-39. 

Entonces es por esto que en el quinto asalto nos podemos encontrar con un luchador que solo le interesa defender su ventaja y parar el combate, en el caso A. Con un luchador que también busca defender su ventaja pero sin dejar que el otro puntúe de manera clara, en el caso B. Y, por último, con un quinto asalto donde ambos luchadores empiezan de manera fuerte y agresiva intentando deshacer el empate y mostrarse como justos vencedores del encuentro. 

Entendamos por favor que hay muchos matices dentro de esto y que solo estoy planteando unos escenarios estándar, para simplificar algo de por sí ya difícil. En Tailandia además influyen las apuestas, las diferencias de peso, el promotor o, sencillamente, quién tiene más público animando a su favor. 

Ahora bien, ¿qué es lo que realmente se tiene en cuenta para decidir si es el rojo o el azul quien ha merecido ganar un asalto? Aquí viene el follón. Vamos a pringarnos un poquito en el fango:

Grupo arbitral rajadamnern
El grupo arbitral del Rajadamnern realizando una ofrenda a la casa de los espíritus en la puerta del estadio.

Puntuar los golpes en Muay Thai

Antes de que nos metamos en patadas, puñetazos, codos, rodillas o derribos vamos a aclarar algo que debe prevalecer siempre en nuestra cabeza: Puntúan aquellos golpes que conectan en el oponente, con una buena ejecución y con potencia. No se valora la cantidad de golpes, ni el “ritmo” de combinación, ni golpes al toque como en otras artes marciales. Aquí uno de los principales errores que tenemos en occidente al mantener estándares de otros deportes de contacto que no son Muay Thai cuando valoramos un combate de Muay Thai. Más no es mejor.

Una vez entendido esto, que deberíamos tener anotado en la pared de nuestro cuarto para leerlo cada mañana, pasamos a valorar los tipos de golpeo. En general, en el Muay Thai puntúan más los golpes con las piernas: sobre todo pateos al medio, a la cabeza y rodillas largas. Puntúan en principio menos los golpes con las manos, los codos o los pateos abajo. Los barridos, tanto agarrando la pierna como en el clinch, tienen también una buena puntuación, sobre todo si se hacen de una manera técnica, clara y que demuestre control. 

El pateo frontal no goza de una buena puntuación como golpe pero, sin embargo, se valora muchísimo dentro de la idea del control del oponente y del combate, que veremos más adelante. 

El clinch es complejo de puntuar, las rodillas que más se valoran son aquellas que entran más “rectas” y no los muslazos laterales que en muchas ocasiones vemos. También se valora mucho en el clinch la posición del cuerpo y los brazos, aquel luchador que se encuentra en una posición de dominio sobre su oponente puede salir “vencedor” de ese encuentro de clinch aunque golpee menos con sus rodillas. Posiciones de dominio se entienden como aquellas que controlan los brazos y/o el cuello del rival, con el cuerpo erguido y fuerte, ganando la espalda, o consiguiendo que el oponente tenga que doblar su cuerpo o cabeza. 

Volviendo a lo que defendemos un par de párrafos más arriba, esto de las puntuaciones de los tipos de golpes, hay que cogerlo con pinzas. Lógico es que lo que más puntúa es un golpe que ocasiona una cuenta de protección, da igual sea un puñetazo o una patada al cuello. Luego, se valoran aquellos golpes que, sin conseguir una cuenta de protección, hacen un daño evidente. Lo mismo nos vuelve a dar el que sea un puñetazo o una pierna, si el golpe hace daño visible, desplaza al rival de su sitio o consigue derribarlo, se valora mucho, en comparación con golpes que impactan pero que no consiguen dañar o mover al rival.

Si nos encontramos en el caso de que un luchador boxea y desplaza de un golpe de mano a su rival unos pasos para atrás, y sin embargo este patea al medio y consigue el mismo efecto en el boxeador, entonces si se valoraría más el trabajo del pateador, porque ambos han conseguido golpes claros y contundentes pero la patada tiene mejor valoración.

Por último están los golpes que conectan claros pero que no consiguen un efecto visible en el oponente, se valoran, pero menos. Es por eso que, en defensa, es fundamental conseguir una estabilidad y no mostrar efecto por los ataques recibidos. Y aquellos golpeos que no traspasan la guardia del rival, que no van fuertes, que terminan en una posición de inestabilidad, que pierden la técnica de ejecución? Esos golpes NO se valoran, incluso podría ser penalizado por los jueces. El valor estético del Muay Thai es brutal, y para ver peleas callejeras o golpecitos de luchadores que solo buscan tocar rápidamente al rival y volver a su guardia porque no se arriesgan, o porque no tienen físico, no vemos Muay Thai. Vemos mejor la petanca de mi yayo y sus amigos.

Además, en el Muay Thai, como deporte de la nación orgullosa y tozuda en la que nació, importa mucho quién tiene la última palabra. Quién acaba golpeando (pero golpeando bien y no cualquier cosa) recibe mejor valoración. En el supuesto de que tu y yo hagamos un golpe similar, con correcta ejecución y una potencia parecida, pero yo te pego primero y tú me respondes, serías tú el beneficiado de ese encuentro, a pesar de que nos hemos pegado una vez cada uno. Ser capaz de recibir un golpe y responder muestra una fortaleza física y psicológica, control del momento, equilibrio y estabilidad, por tanto se valora de manera positiva. 

Samkor, clásico del Muay Thai, pateando.
Samkor Kiatmontep nos enseña como se hace un pateo al medio correctamente

Todo esto es mucho más complejo porque en el Muay Thai no se valoran la cantidad de golpes ni se suman con palitos en las cartulinas. Todo esto que hemos explicado se valora en un conjunto en el que tenemos que considerar otras cosas. ¿Ya era complicado no?, pues apenas hemos empezado.

Lo que no son golpes

Como ya venían adelantando, el Muay Thai depende mucho de todo aquello que no son golpes. Si recordamos que no es tanto el tipo de golpeo, aunque sí es importante, sino también la ejecución (fuerza, técnica, precisión) y el efecto causado, a esto le tenemos que añadir algo mucho más difícil de valorar. Y es por esto que es necesario, fundamental, que los que somos árbitros de Muay Thai no paremos nunca de ver Muay Thai, para seguir formándonos, aprendiendo y cogiendo experiencia. A ser posible Muay Thai de Tailandia, así no nos hacemos líos.

No son golpes pero se valoran, y mucho, diferentes aspectos de los luchadores durante el combate. La actitud fuerte, no mostrar cansancio o dolor es algo fundamental para ganar un combate. Puedes conectar muchos golpes claros y técnicos pero si acabas el cuarto asalto mostrando cansancio o dolor por un solo golpe, puedes perder el combate. 

Además entendamos que un juez de Muay Thai no está apuntando palitos en su cartulina por cada patada, rodilla o puñetazo que conecta uno u otro luchador. El Muay Thai se entiende más como un conjunto, una vez más no es la cantidad. Se valora el global del asalto y se tiene muy en cuenta quién da el último golpe en un intercambio (siempre que sea un golpe bien ejecutado, esto es; potente, técnico y preciso). Se valoran las acciones de defensa y control para evitar los contraataques del rival; el pateo frontal, el bloqueo con la pierna, el mantener la estabilidad, etc. 

Como decíamos al principio, a pesar de tener asaltos, 3 o 5, el Muay Thai se valora como un conjunto y los árbitros tendrán en cuenta por ejemplo qué luchador acaba más fuerte, independientemente de quién empezó más fuerte. Más vale ganar los dos últimos asaltos que los dos primeros. Además, y es otra cosa que en occidente nos cuesta mucho entender, se valora mucho la evolución técnica y táctica, me explico. Si un luchador es proyectado al suelo varias veces al principio del asalto cuando el rival le agarra el pateo pero, antes de finalizar ese asalto, en las ocasiones que le vuelven a agarrar la pierna, consigue escapar o mantener la estabilidad ante las proyecciones del rival y demuestra su “corrección” o “evolución”, los árbitros lo tendrán en cuenta de manera positiva. 

Si pierdes el tercer asalto en el cuerpo a cuerpo y el cuarto asalto consigues mantener a tu oponente lejos del clinch y te mueves sin ser atrapado. O si te agarras bloqueas el trabajo de clinch. Se entiende que has hecho una mejora táctica y que por tanto te has impuesto a la estrategia de tu rival. Esto será valorado de manera positiva por los jueces. 

En este artículo de hace un tiempo explicamos el motivo de por qué algunas cuestiones son así; el Muay Thai estuvo en su día pensado para la guerra

La defensa para puntuar Muay Thai

¡Llevamos ya un buen rato y no hemos hablado de la defensa! Al final no va a ser tan sencillo esto, pero es que nada que merezca la pena lo es, solo hay un secreto; práctica y tiempo, y paciencia: 3 secretos al final. En fin, que las acciones defensivas son muy valoradas también. Primero, porque a nivel evidente una buena defensa causa daño o fatiga en el rival. Recuerda lo que duele un bloqueo sólido cuando pegas un lowkick o lo que cansa que te hagan fallar un pateo alto. Además que toda acción defensiva bien ejecutada brinda la oportunidad de una buena contra, que si el luchador aprovecha será muy valorada por los jueces; por ejemplo esquivar una patada alta y patear la espalda del rival antes de que este pueda recolocarse.

arbitro en combate
Los árbitros de Tailandia son los más rápidos y mejor preparados del mundo. Siempre atentos para proteger al luchador.

Pero además la defensa, en un nivel más indirecto, muestra control sobre el rival. Una batalla de Muay Thai no deja de ser un encuentro para ver quién es mejor luchador de los dos. Una defensa refleja que te anticipas a tu oponente, que sabes leer su juego y que eres capaz de frenarlo. 

Por este motivo un luchador con una defensa sólida y difícil de pegar puede ganar un combate con apenas unos cuantos golpes claros por asalto. Porque de esta manera habrá demostrado ser más eficiente que su rival y, sobre todo, saber leer sus ataques y estrategias y ser inmune a ellas. Como decimos, con poca cantidad, pero con mucha calidad. Podéis ver combates de dos de los mejores luchadores de la historia como son Somrak Khamsing o Samart Payakaroon. Grandísimos luchadores pero sobre todo impecables en su defensa.  

El luchador que impone su estilo de pelea

Otro detalle valorado en el Muay Thai, y que no son golpes, es la evolución que tiene un combate a lo largo de sus asaltos. Cada luchador intentará llevar el combate a su terreno. Que podrá ser el pateo en distancia, podrá ser el clinch, o el intercambio de puñetazos, por ejemplo. Es normal que se enfrenten luchadores de estilos diferentes y si hay alguno que consigue imponer su estilo, se aprecia.

Por ejemplo llevar el combate al cuerpo a cuerpo, donde en teoría uno es más fuerte. Esto no solo sumará puntos por sus habilidades en el clinch, también lo hará por saber conducir a su rival hacia el terreno que le interesa. Habrá ganado una de las batallas psicológicas del combate y, a ojos de los espectadores y jueces, ese luchador será superior. Verán que ha sabido usar sus armas para jugar la batalla en el campo donde a él le interesa. 

Aclaración

Ya hemos visto, y realmente es así, que el tipo de golpeo es importante para puntuar, pero nos quedamos solo en la superficie. Si queremos profundizar más nos tendremos que fijar en un montón de detalles y situaciones que se pueden dar durante el combate para tener una idea más precisa de quién merece ganar o perder. Se podría pensar que esta parte es más subjetiva, aunque realmente no, pero sí necesita de mucha más práctica y experiencia. Por eso, antes de que todos en occidente ganemos esa práctica, tenemos que ser muy cautos. Corremos el riesgo tergiversar estos parámetros a la hora de puntuar el Muay Thai.

Que esto no nos sirva para justificar nuestros intereses o, si somos árbitros, las actuaciones de nuestros “amiguetes”. El Muay Thai es el juego de las patadas y el clinch, tienes que ser muy competente boxeando para ganar a un pateador. El hecho de que Rodtang, por ejemplo, sea uno de los mejores luchadores actualmente y apenas patee, no significa que cualquier peleador simplemente agresivo gane en su puntuación. El daño se valora, pero ha de ir acompañado de una ejecución adecuada y del resto de factores que hemos ido aclarando. 

No podemos tomar ninguna de las pautas reflejadas allí arriba como la definitiva. Espero que ninguno entienda, por ejemplo, que un luchador ha ganado el combate porque ha tenido una actitud de fuerza y no ha mostrado cansancio. Todo lo anterior se valora y, del cómputo global, las cosas buenas y las malas, se decide quién ha sido mejor en cada asalto. El luchador rojo, o el azul.

Una de las tareas más difíciles de un juez es poner todos estos parámetros sobre el papel y decidir quién ha ganado el asalto. Más abajo encontrarás un pequeño resumen de repaso pero, en líneas generales el árbitro deberá acordarse de valorar. Quién ha realizado golpes más valiosos y quién ha sabido mostrarse superior. Esto se refleja en la actitud, el daño físico, las muestras de cansancio, la respuesta ante los ataques, las habilidades defensivas. La evolución de principio a fin, el control técnico y la estabilidad.

Con todo esto, y ojo que en muchos casos ambos luchadores tendrán un desempeño parecido, debemos decidir quién gana. Es por esto que el Muay Thai se gana por detalles, y por eso no debemos quedarnos en los golpes que valen más o menos. Un ejemplo: ambos luchadores han podido usar un repertorio de golpes parecido, con una ejecución técnica y de potencia parecida (propia de un profesional). Con una similar habilidad defensiva en según qué momentos del combate. Además ambos se han mostrado físicamente fuertes pero, sin embargo, el azul ha perdido el equilibrio al intentar responder un ataque del rojo y ha caído al suelo. Solo por eso podría decidirse el combate. Detalles, que debemos saber valorar.

grupo arbitral
Casi siempre exluchadores, los árbitros en Tailandia llevan media vida, o más, en el deporte. Continua formación y experiencia constante para poder trabajar con éxito.

Puntuar Muay Thai en amateur

Estamos todo el rato hablando del Muay Thai, que en Tailandia se pelea siempre en reglas profesionales. Pero en occidente también tenemos combates amateur, más cortos, con protecciones y entre luchadores que tienen aun menos nivel. En realidad ocurre lo mismo en Tailandia, los jóvenes que se inician no tienen aún tanto nivel como sus respectivos más veteranos.

Lo que quiero comentar con esto es que, en casos como este, se tiene en cuenta que los luchadores son más nuevos. No tendrán una calidad técnica o de potencia de golpeo como los luchadores profesionales más experimentados. No podemos valorar un combate amateur como si fuese profesional, aunque si es correcto exigir unos mínimos para poder mantener el estilismo y la clase digna de un combate de Muay Thai.

En Tailandia se complica aún más la cosa. Apuestas, revanchas, etc..

Realmente no hay país en el mundo que cumpla estos parámetros de arbitraje y valoración del Muay Thai salvo Tailandia. Algunos como Inglaterra, Australia, un poquito Francia, poco a poco se van acercando. Pero aun así estamos lejos de conseguir un Muay Thai menos influenciado por otras disciplinas y, por tanto, más auténtico. Aunque poco a poco llegaremos, yo tengo esperanza y por eso gasto mi tiempo en escribir esto. 

Dicho esto, en Tailandia hay aspectos que, además de todo esto explicado, también se tienen en cuenta. Lo primero y más importante, que nos puede gustar mas o menos, son las apuestas. Con el tema de las apuestas en Tailandia, a veces ocurre como con la especulación en bolsa. Un grupo de inversores fuertes (o poderosos) puede apostar por que una empresa va a subir sus acciones, por ejemplo. Y solo con eso consiguen que realmente suban, o bajen, en función de su “opinión”. Lo mismo ocurre a veces en el Muay Thai, si alguien con mucho dinero o poder en el mundo de las apuestas pone gran cantidad de dinero en un luchador, condicionará de manera indirecta para que ese luchador gane.

¿Cómo?, no es fácil pero voy a explicarlo; imagina que una apuesta va 1-1, es decir, al 50% para cada luchador. Ahora una figura importante en las apuestas pone mucho dinero en el luchador rojo. Conseguirá que las apuestas estén, por ejemplo, al 75% con el rojo, o 3 a 1. Esto hará que la gente, influenciable, quiera apostar por el rojo ya que si las apuestas van 3 a 1 es porque va ganando y va a ganar. Por tanto en el estadio cada vez más gente animará al rojo ya que querrán que gane muchos más aficionados que el azul. Y las apuestas subirán, 6 a 1, 10 a 1 o incluso más. Esto se puede compensar cuando alguien, con un poder y capacidad económica parecida, apuesta fuerte por el azul. Para aprovechar que, por 1 baht que metes, te llevas 4 o más.

Las apuestas van oscilando con cada asalto, es una locura la velocidad de cambio que llevan. Y a veces solo una acción de uno de los luchadores le da un vuelco a las apuestas de 180 grados. Pero si nos ponemos en el caso anterior, desde el momento en el que hay mas gente apostando por el rojo, más gente aplaudirá sus golpes y callará ante los del rival. Y esto también influirá en los jueces.

Por eso las grandes peleas, entre luchadores top, siempre suelen tener detrás dos grandes apuestas igualadas detrás. Que aseguren que los luchadores van a salir a dar un máximo y que se inicie el combate con una situación lo más cercana posible al 50-50.

La cosa es que las apuestas influyen y no solo al estilo que nos imaginamos todos tipo mafia. Como si algún gangster le hubiese «ordenado» al árbitro que tiene que ganar el azul. Aunque eso también ocurre, no nos equivoquemos, pero es más común lo anterior. La influencia que tiene el público en los ánimos y celebraciones de cada golpe influyen en la percepción que tienen los jueces del combate. Es por eso que la mejor manera de valorar un combate es en el propio estadio, ya que el ambiente y la potencia y efecto de los golpes no se ve igual en una pantalla que en directo. Pequeño mensajito para los que solo ven Muay Thai desde casa, ¡hay que ir a los eventos! a parte de apoyarlos, conseguimos vivir la experiencia de pleno.

Además hay otros factores en Tailandia que pueden cambiar algún detalle de la puntuación de Muay Thai, pero nunca la base. La base es la misma y cambian detalles según el lugar donde estemos. Bangkok, el lugar del Muay Thai de Élite mundial, valora el Muay Thai de manera algo distinto a las provincias rurales del resto de Tailandia. Y en el propio Bangkok según el estadio encontraremos pequeños cambios. Por ejemplo en los dos estadios principales (Rajadamnern y Lumpinee) donde, a pesar de que la base fundamental es la misma, en uno se valora más un trabajo de distancia corta, clinch y presión y en el otro, parece que se aprecia más un estilo más técnico y de control. Pero siempre con la premisa de que el trabajo tiene que estar bien hecho y se siguen valorando los mismos criterios. 

Algo curioso de Tailandia, que ya he comentado en otras ocasiones, es la poca importancia de la iniciativa en el ring. Muchos en occidente pensarían que el que está a la espera merece perder y que merece ganar quien «mete más ritmo». En Tailandia se hace sin embargo cuando se sabe que se va ganando, sobre todo en los asaltos finales. Si en el cuarto asalto un luchador va para atrás y es más “defensivo” es porque va ganando (y no gana por retroceder sino que retrocede porque sabe que va ganando). Que algún confundido todavía le da por perdedor en ese asalto solo por eso. Ojo que no es lo mismo retroceder comiendo golpes sin parar o simplemente por vago, que retroceder controlando y defendiendo. Defendiendo una ventaja que se ha tenido que conseguir antes.

En resumen:

Patadas y rodillas, luego codos y puñetazos. Pero el orden siempre puede cambiar en función del daño infringido. 

Solo cuentan los golpes que conectan con el oponente y que son realizados de manera técnica.

El aspecto físico y la actitud son determinantes.

La defensa y el control sobre lo que hace el rival se valora muchísimo.

Las proyecciones y derribos son muestras de control y superioridad técnica.

Mostrar daño, dar la espalda, tirarse al suelo y otros comportamientos pueden asegurar la derrota.

La superioridad física y técnica en el clinch se valora cada día más.

Los últimos compases del combate en su conjunto y de cada uno de los asaltos en particular son claves y más valorados que el inicio. 

La defensa, la eficiencia técnica y el control de la situación a nivel físico y psicológico son valoradas de manera muy positiva.

Se premia a quien acaba golpeando, siempre que el golpe, como decimos: impacte en el oponente y no en su guardia, sea potente y con una correcta ejecución.

Rodilla muay thai
Compara este rodillazo recto, profundo y preciso con una rodilla lateral que encima golpea con el muslo y no la rótula. Un árbitro debe ser capaz de diferenciar detalles así en su valoración

Para concluir:

Con tantas cosas que considerar, que si el pateo vale más pero las manos si son duras y hacen daño valen de repente más, el cambio por asaltos, el final del combate, el que retrocede o el que avanza, la técnica adecuada, etc., parece que es todo muy subjetivo pero en realidad no. Lo que sí está claro es que necesita práctica y costumbre, y después, salvo combates muy muy ajustados, será más sencillo entender quién gana o pierde un encuentro. 

Hay que ver muchos combates, ver cómo se comportan los luchadores y sus esquinas después de cada intercambio, qué acciones son las más aplaudidas por el público (en Tailandia), quién gana el combate, y entonces empezaremos, poco a poco, a entender cómo puntuar de manera adecuada el Muay Thai, que no es boxeo con patadas, que tampoco es kick boxing con clinch ni k1 con codos. 

Casi nada, el artículo más largo que he escrito desde que tengo esta web. Ya sabéis que ahora que hice un libro me he animado y me creo escritor o algo así. Espero que a pesar de la extensión sea provechoso y que contribuya a que entendamos un poco mejor el Muay Thai y poco a poco vayamos consiguiendo que sea más auténtico y no solo en Tailandia. Abrazos amigos, compartir y pasarlo por ahí, si sois árbitros o aspiráis a serlo, sentiros libres de compartirlo y de comentar cualquier cuestión.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *