Budismo y Muay Thai: Raices de nuestro deporte.

Escribir sobre Budismo es complicado. Sobre todo sin ser yo budista ni un estudioso de la religión. Solo curioso, algo he leido, algo he visto, pero no me atrevo a afirmar rotundamente sobre cosas tan complejas y espirituales que, encima nos vienen siempre de traducciones e interpretaciones. Así que pido disculpas de antemano si cometo algún error. No nos vamos a meter muy profundo en la religión sino hacer una pequeña reflexión sobre esta y su relación con el Muay Thai.

El Budismo en Tailandia

Cualquiera que se haya informado sobre Budismo sabrá que, la doctrina de Siddharta Gautama (+-500 a.C.), Buddha -el despierto/iluminado- no es tanto una religión que adora a un dios sino el ejemplo de un hombre que encontró el camino hacia el nirvana y la completa realización del ser humano. Por tanto Buda no es un Dios creador que esté en el cielo, sino el ejemplo de una persona que consiguió salirse de la rueda del Karma y el Samsara para realizarse, y que explicó su camino y sus valores a sus seguidores por toda la India.

La evolución de esta doctrina se ha ido convirtiendo, sin embargo, con los siglos, en una religión tal y como la entendemos en occidente. Con mucha más gente adorando a un Dios que siguiendo su doctrina. Creo que es mucho más difícil seguir una doctrina tan complicada e incluso sacrificada que hacer unas cuantas oraciones, ofrendas y costumbres y esperar que Dios nos recompense con buena suerte y prosperidad. Pero bueno, ¿creo que eso nos ocurre también aquí en los países cristianos verdad? Así que será fácil entenderlo. 

Numerosos los niños que viven en los templos

Pero es cierto que parte de esta filosofía se puede observar en la manera de ser y de comportarse de los Tailandeses. Sin ser unos seguidores ortodoxos del camino que marcó Buda, si que se pueden ver muchas costumbres y comportamientos que, sin ser de manera intencionada, han ido construyendo y moldeando la cultura tailandesa. Y por tanto también ha influido en su deporte, matizando y coloreando las costumbres y tradiciones de los luchadores de Muay Thai más antiguos del mundo. 

El budismo es la religión oficial y mayoritaria de Tailandia. 94% de la población lo son. Además siguen la rama Theravada. Diferente a la vertiente conocida como Budismo Mahayana, que es más propia de países como China, Japón o Vietnam. 

En Tailandia existen más de 30.000 monasterios o templos y más de 200.000 monjes. La vida monástica está muy presente en el día a día. Hay templos por todos lados y es muy habitual estar continuamente viendo túnicas naranjas haciendo sus tareas cotidianas a nuestro lado por las calles de cualquier ciudad. 

Existe la obligación, no se si legal o moral, de ser monje 1 vez en la vida, aunque muchas veces son más. Normalmente una o varias ocasiones cuando son jóvenes y, la oficial, la ceremonia de ordenación, cuando se ha alcanzado la edad de 20 años. Normalmente antes de casarse o antes de comenzar una carrera profesional. Es un punto de inflexión, la vuelta a la comunidad, y hacia uno mismo, antes de echar las alas para volar. 

Tradicionalmente estos periodos duran un mínimo de 3 meses, aunque actualmente algunos están apenas dos semanas. Muchos empiezan con 3 meses y acaban pasando más de 40 años. 

Dieselnoi Chor Thanasukarn, uno de los luchadores más grandes que ha dado este deporte, fue monje durante varios años.

Dieselnoi de monje
Dieselnoi dedicado al Budismo por años

El Muay Thai en los templos

Tradicionalmente en los templos se enseñaba Muay Thai. Con la profesionalización del deporte cada vez es más raro pero existen aun algunos casos. 

Uno de los casos más curiosos es el de Kru Bah en Chiang Rai, el norte más norte de Tailandia. Es un antiguo boxeador profesional que construyó un templo en las montañas del norte: el Wat Tham Asha Thong (El templo de la cueva del caballo dorado). Kru Bah creó una comunidad de monjes dedicados a las prácticas propias del Budismo cuya particularidad es que se mueven en caballo. Un animal que no es demasiado utilizado en Tailandia. ¡Incluso hacen sus rondas de peticiones y plegarias en el caballo!

Este templo creado por Phra Kru Bah (Monje Profesor Bah) incluye una escuela de Muay Thai para los niños huérfanos que llegan desde numerosas partes de la región. La vida en el templo y el aprendizaje de Muay Thai permite a los niños mantenerse en el camino correcto y eludir las tentaciones de la vida. Ante las que muchos pobres y jóvenes huérfanos acaban sucumbiendo. Pensaremos que en los templos la vida es casta y monástica pero, los niños que viven ahí no son monjes, sino que son acogidos allí. Estudian, comen de lo que dona la gente, algunos aprenden muay thai, juegan.

Gimnasio Kru Bah

Pero son muchos los casos de tráfico de drogas, prostitución infantil, y delitos que se han registrado entre los jóvenes más pobres del país, incluso en los templos. Recomiendo película Sop-mai-ngeap (mindfulness y asesinato): Anfetaminas, heroina y el conocido Jabba, una historia sobre la realidad que se vive en algunos templos en Tailandia que acogen niños. Por suerte esto no pasa siempre, y no parece ser el caso del Templo de Kru Bah.

Muchos de los niños que acuden al Templo de la cueva del caballo dorado, en Chiang Rai, son jóvenes desplazados desde las tribus de las montañas. Etnias que se consideran como si fuesen “gitanos”, de ningún sitio, y casi nómadas. Muchos sufren la violencia y los problemas de las guerrillas por la droga en la frontera con Birmania y Laos. O simplemente sufren de la pobreza de sus regiones, donde no hay apenas trabajo ni oportunidades. 

Os recomiendo ver el documental gracias al cual yo me enteré de la existencia de esta pequeña comunidad en el norte del país. Budda´s Lost Children, disponible en youtube.

No olvidemos que estamos hablando del triangulo de oro, un área que ha sido durante décadas el centro del comercio y producción mundial de opio. No había oro concretamente allí, sino algo que se podía vender más caro, pero con terribles efectos para los más desprotegidos y con ganas de sentir algo parecido a la felicidad, aunque les destroce la vida. 

Aunque, como hemos dicho, cada vez es más difícil encontrar templos donde se centren en la enseñanza del boxeo. Existen muchos templos, sobre todo en zonas rurales y pequeñas comunidades, donde se aprenden nociones básicas. Dentro de la educación básica de los niños; leer, escribir, cultura, religión, y muay thai. Muchos son los campeones que fueron introducidos al deporte por monjes, algunos ejemplos de grandes leyendas de nuestro deporte:

Petchboonchu FA Group

Sagat Petchyindee

Prakong Boranrat

Naruenart Siangsimewgym

Buakaw en uno de sus periodos dedicados al Budismo

Además aún existen gimnasios, de carácter profesional, que tienen sus instalaciones en el terreno del templo. Los luchadores conviven con los monjes que ofician en ese templo y en muchos casos estos supervisan o ayudan en su entrenamiento y manutención. Uno de los más famosos en Bangkok es el gimnasio Saengmorakot, en el Templo Sitaram.

En una ocasión escribí cómo era entrenar en un gimnasio que se situaba dentro de un templo, terreno sagrado. Os invito a recordar el artículo.

Hacer méritos en el Budismo

Cuando un gimnasio nuevo es construido y abierto, antes de su inauguración, el dueño del gimnasio organizará una ceremonia con el templo local. Los monjes bendecirán el nuevo campo de Muay Thai. El dueño hará sus ofrendas al templo y a los monjes y estos, en respuesta, bendecirán el lugar para mantener a los malos espíritus fuera y traer a los buenos espíritus para proteger el lugar y a sus boxeadores.

En la cultura tailandesa tienen una expresión muy propia; “hacer méritos”. Que consiste en realizar buenas acciones de cara a la comunidad, y la comunidad religiosa. Esto se realiza para imitar el ejemplo de Buddha y, quizá no para llegar al nirvana ni salirse de la rueda de muerte y reencarnación, pero sí para recibir un buen Karma y buena suerte en el futuro.

Para los Tailandeses el concepto de suerte es algo distinto al nuestro. Digamos que para nosotros suerte es azar puro y duro, no tenemos control sobre ella y a veces hay o no hay suerte. En el budismo y el pueblo thai es distinto.

Para los Tailandeses la suerte es algo que, a pesar de tener una parte de azar,te lo ganas o dejas de ganar. Si haces méritos, estarás consiguiendo suerte. Esto no significa que no te pasen cosas malas, pero, incluso en caso de situación mala: ¿cómo de mala podría haber sido si no hubiese hecho esos méritos?

Bendiciendo el gimnasio

Los gimnasios y los luchadores, igual que el resto de habitantes, hacen méritos de diferentes maneras. Hacen donaciones económicas, ayudan en eventos, pasan un tiempo viviendo en el templo con los monjes, recogen comida o recursos para ellos, etc. 

Dado que el muay thai tiene sus raíces en la guerra. La rama militar y religiosa ha estado siempre muy unidas, el Muay Thai se ha venido enseñando desde hace muchos años en los templos locales dedicados al Budismo. Mucho antes de que los primeros campos de entrenamiento “de alto rendimiento” surgieran. 

Además, los templos, al ser centros neurálgicos de las localidades y provincias, organizan muchos eventos y ferias en las que no puede faltar el Muay Thai. Es habitual que uno o varios gimnasios de la zona ayuden al templo a organizar los eventos, que hagan toda la promoción y organización.

Además es habitual encontrar que, luchadores de mucho nivel y prestigio en Bangkok, hacen alguna pelea en su templo local en fechas particulares. En muchos casos reduciendo su caché para permitir ese espectáculo a humildes anfitriones. Esta es otra manera de hacer méritos.

Adornos y talismanes

Además en el muay thai es muy habitual encontrar varios objetos que son sagrados para el luchador o su gimnasio. Desde el mongkol que se ponen en la cabeza, los prajats, y otros amuletos que utilizan los luchadores. Son muy supersticiosos, y esos objetos los utilizan con tradición y creencia de que les ayudan a protegerse y evitar los malos espíritus. No olvidemos que Tailandia es Budista pero antes fue animista; creencia basada en que tanto objetos como otros seres vivos tienen alma, espíritu, y esos espíritus habitan en nuestras casas, nuestros gimnasios, nuestros árboles y nuestros objetos personales sagrados.

Estas creencias animistas siguen muy vivas en el pueblo Thai y son populares las creencias de que, actuando bien, los espíritus malignos se mantendrán alejados de nosotros, de nuestras acciones, nuestra casa o nuestra familia. 

Todo en el muay thai tailandés está rodeado de magia, creencias y antiguos ritos. El deporte ha cambiado pero sus raíces son las mismas. Quizá no veremos signos evidentes del Budismo en el propio deporte pero, si sabemos mirar, veremos muchos detalles que nos recuerdan las raíces comunes que comparten nuestro deporte favorito con la cultura y creencias del pueblo que lo inventó.

Me despido con esto amigos, espero que les haya sido de interés y que podamos mirar con otros ojos las tradiciones de nuestro deporte, respetarlas, y entender un poco de dónde vienen. Que tengan una feliz semana y recordar seguirnos en nuestras redes sociales de Instagram y Facebook donde compartimos otro tipo de contenido. 

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *