El turismo como sustento del Muay Thai: análisis y reflexiones

Tailandia es un país que depende mucho del turismo. Se ve gravemente afectado cada vez que hay un golpe de estado, o una catástrofe natural. La gente no viene y ellos pierden mucho dinero. El Muay Thai, pese a ser un deporte tradicional, cuya mayoría de practicantes y aficionados son tailandeses, es cada vez más un reclamo para el turismo en cada ciudad.

Vamos a intentar enfocar este análisis desde diferentes perspectivas que nos permitan entender qué aspectos son positivos, cuáles son negativos, y cómo podemos contribuir como turistas a la mejora de nuestro deporte. No solo a su mantenimiento en Tailandia sino a facilitar que los turistas que llegan al país y ven (o practican) Muay Thai por primera vez, se lleven un buen recuerdo a casa. Que les apetezca repetir, que valoren el deporte como algo precioso que es.

Por qué es un reclamo dentro del turismo

El Muay Thai es el deporte tradicional Tailandés por excelencia. Entonces no debe extrañar que los visitantes estén interesados en asistir a un evento o incluso de pasar unos días, semanas o meses entrenando el deporte “nacional”. Cada vez son más habituales los viajeros que dentro de su viaje de varias semanas incluyen una semana de entrenamiento en un campo tailandés. Sin haber entrenado nada parecido en su vida.

A esto se le suma que en los eventos, a grosso modo, son dos tíos o tías dándose de “leches”, lo que suele resultar atractivo incluso para el más desinteresado de los turistas. Habiendo además muchas peleas entre mujeres, entre adolescentes también, y el ambiente de los estadios con los gritos de los apostadores, todo contribuye para que sea algo que merece la pena ver al menos una vez en la vida.

Supongo que si estás leyendo estas líneas, acompañándome en esto, es por que algo te gusta e interesa el Muay Thai. Entonces no creo que a nosotros haga falta explicarnos que, si vienes a Tailandia, DEBES ir a ver Muay Thai, hayas venido o no a entrenar.

Turismo y gimnasios

Desde que hace 3 o 4 décadas los primeros luchadores extranjeros eran difícilmente admitidos en los campos de entrenamiento thai han ocurrido muchos cambios. Ahora la mayoría de gimnasios admiten a extranjeros entre sus estudiantes. Hay de todo, algunos todavía se mantienen alejados del turista, otros admiten sólo a unos pocos, otros cuestan un riñón y medio (solo admiten a turistas ricos), y otros son casi exclusivamente de turistas.

Tradición y turismo mezclado en los gimnasios
Muchos gimnasios, en la foto el Singpatong, conservan un equipo de luchadores y jóvenes thais con visitantes y estudiantes turistas. Unos el éxito a corto plazo, otros la inversión a largo.

Las cosas así, es innegable admitir la evolución de la situación de los gimnasios de Muay Thai gracias al dinero traído por el turismo. Salvando un pequeño porcentaje que no tienen turistas (o bien por que no admiten, o porque son tan básicos que ningún turista acepta ir allí, o muchos que no hay manera de contactar con ellos o saber realmente dónde están), la mayoría de gimnasios han podido mejorar mucho su situación gracias al dinero de estudiantes turistas.

Esto afecta directamente a los luchadores thais. Si el gimnasio tiene más dinero, podrá tener mejores o más entrenadores, mejor material e instalaciones, más recursos para comida de mejor calidad, etc., ya que en la mayoría de los gimnasios en Tailandia son pobres desde el dueño hasta el último luchador. 

Pero afecta también de manera “negativa”. Si el turista paga, el turista suele reclamar unas condiciones. Y los gimnasios se han ido adaptando a estas condiciones. No es recomendable tener entrenadores que faltan al entreno por resaca, o tener el gimnasio muy sucio, o tener esperando al cliente dos horas en el saco hasta pegar los paos. Esto significa que en ocasiones, el luchador thai, se queda sin pegar paos o tiene que hacer trabajo extra en el gimnasio para mantenerlo en buen estado.

He visto en muchas ocasiones que, en momentos de mucha clientela, los luchadores thais no entrenan un día y les toca ponerse los paos para ayudar a los entrenadores. Y esto no es lo mejor para preparar una pelea. Pero el turismo da dinero, y el dinero da luego otras oportunidades.

En mi caso personal, actualmente entrenando como luchador esponsorizado en el Santai Muay Thai Gym, los días de mucha gente pego a los paos el último o ni los pego. Lo cual a veces incluso diría que me viene bien para descargar las piernas jeje. Pero mis compañeros thais, luchadores que ya pelean muchos en Bangkok en estadios grandes, en ocasiones tienen que empezar el entreno antes que los clientes, o acabarlo después, para que los entrenadores tengan tiempo para todo.

Esto es un trabajo extra, pero sin duda estos chavales no tendrían la oportunidad de entrenar con los buenos entrenadores que entrenan (Manasak Pinsinchai, Thailand Pinsinchai, Policenoi Pinsinchai, Boraphet Pinsinchai, etc.), todos de gran renombre, si no estuviesen pagados por dinero extranjero. Crear campeones es un proceso caro y lento que, hasta pasados muchos años no empieza a ser rentable, si es que alguna vez lo es.

Entrenadores de calidad pagados con dinero del turismo
Mis entrenadores actualmente, un lujo solo posible gracias al dinero del turismo.

Como me dijo Manasak el pasado sábado, en nuestro gimnasio el entrenador que menos cobra son 15.000 baths. En su gimnasio de Bangkok los entrenadores que hay ahora cobran alrededor de 8.000 baths. Se podría decir entonces que no solo los luchadores se ven beneficiados sino también los entrenadores.

Claro que también son más frecuentes los gimnasios que, en favor de complacer al turista, ofrecen un Muay Thai de fitness, o un Muay Thai más cercano al kick-boxing. O un Muay Thai de “te machaco en 5 asaltos de paos y así no me das el coñazo”. Esto puede contribuir a que la imagen que se extiende del Muay Thai se vea distorsionada de la realidad. Si te interesa aprender un Muay Thai más auténtico, hay que tener cuidado.

Decadencia de afición thai y shows para turistas

No solo los gimnasios se ven afectados por la afluencia de turistas, sino que los shows y eventos están, cada vez más y más, enfocados al turismo. Esto, como todo, tiene sus cosas buenas y sus cosas no tan buenas.

En las ciudades turísticas los shows cada vez buscan más atraer al público turista. Norte, sur y centro de Tailandia tienen eventos casi a diario que incluyen a algún extranjero en el cartel que suele ser el reclamo a la hora de vender tickets. ¿Lo bueno? que hay muchos eventos y nos quieren para pelear allí. ¿Lo malo? que hay veces que todo vale y pelea casi cualquiera y el evento es de una calidad penosa.

En muchos casos el extranjero aparece en grande, que se vea el país de origen, para atraer visitantes.

Pero es una realidad, la afición Tailandesa es menos que hace unas décadas, y ellos sólo acuden a los estadios grandes o eventos importantes donde hay buenas peleas aseguradas y buena oportunidad de apostar dinero. Los eventos para luchadores de nivel bajo y medio dependen de; a) dinero público en festivales de cada localidad b) dinero turista en estadios pequeños de las zonas más visitadas.

Y recuerda, si no hay oportunidades para luchadores de nivel bajo y medio, ellos nunca llegarán a ser luchadores de máximo nivel. Los luchadores de máximo nivel acumulan 150-200 peleas, así que los aprendices necesitan pelear.

Televisión

En Televisión están apareciendo cada vez shows más atractivos para el público internacional. Eventos que pelean a 3 asaltos en vez de 5, con más acción, que premian la agresividad, la sangre y que favorecen el KO. Eventos en definitiva más parecidos al kick-boxing al que el público internacional está más acostumbrado.

En estos eventos siempre suele haber mucha participación extranjera, lo cual le añade morbo al asunto, y asegura espectadores no solo en Tailandia sino en todo el mundo. Espectadores igual sponsors y anunciantes, igual a dinero.

Por un lado está bien que el Muay Thai tenga cada vez más exposición internacional, pero, y aquí alomejor me gano algún enemigo, a mi personalmente no me gusta que lo que la gente vea de Muay Thai sea una adaptación y no el Muay Thai clásico. Hay muchas personas que sólo ven este tipo de shows. Lo cual puede suponer un muro para intentar que en nuestros países de origen se hagan reglas y estilos Muay Thai y que no siga siendo un “kick-boxing con codos”.

En que ayudamos los turistas

Los turistas por tanto somos, actualmente, un pilar muy importante en el mantenimiento del Muay Thai. En que haya eventos para los luchadores (thais y extranjeros), en que los gimnasios generen dinero, en que el Muay Thai salga de las fronteras de Tailandia y empiece a ganar espacio en los medios de comunicación del mundo.

Además, de manera lateral, los turistas si venimos a entrenar aquí nos gastamos dinero en comida, en alojamiento, en ocio, etc. Mi visión personal es que te salgas de las grandes cadenas, y vayas a lo local, que tu dinero se lo lleven familias y pequeños negocios, puestos de comida, regatea sin ser demasiado tacaño, etc. Y así todos se vean beneficiados de nuestra estancia.

Turismo de mercados y pequeños comercios
Este es mi pueblo actualmente, donde la gente es humilde y hay montón de comercios pequeñitos y mercados. Ellos necesitan más nuestro dinero que las grandes empresas. Igual que ocurre en casa.

Evitar

Hay algunas cosas a evitar cuando venimos a Tailandia. Todo es a gusto personal pero hay cosas como montar encima de elefantes (les torturan para domesticarlos), visitar tigres medio drogados o visitar pueblos con señoras disfrazadas o torturadas para parecer tradicionales.

Yo añadiría, respecto al Muay Thai, evitar espectáculos donde de alguna manera se degrade el Muay Thai. Si prefieres el Max Muay Thai o el Lumpinee es tu decisión, pero que lo único que visites no sea un bar donde invitan a borrachos a pelear entre sí para ganarse unas bebidas gratis.

Con esto lo dejamos hoy amigos que si no me alargo mucho! Aunque es un tema yo creo interesante para reflexionar y dedicarle muchas páginas. Espero que haya sido de interés y como siempre cualquier aportación es bien recibida. Abrazos y a disfrutar!

Síguenos y comparte en:

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *