De amateur a profesional: Consideraciones generales

Me encuentro muchas veces con que la gente del mundillo del Muay Thai, en España somos pocos y nos conocemos casi todos, habla de pelear en profesional cuando te has quitado las protecciones de las piernas. Pero, ¿qué es realmente ser un luchador profesional?, ¿por qué en Tailandia también hacen la diferencia entre un profesional y un aprendiz incluso cuando ellos no utilizan protecciones en ningún momento?

En combate

A primera vista, efectivamente, cuando peleas en amateur peleas menos minutos por asalto, en ocasiones menos asaltos y utilizas más protecciones; casco, tibiales y guantes más acolchados. Si pasas a neo profesional y después a profesional, te quitarás los tibiales y el casco, utilizarás guantes más pequeños y ajustados, en ocasiones pelearás sin protecciones en el codo y lucharás más minutos por asalto y/o más asaltos.

Peleadores amateur compitiendo
Una pelea en amateur suele incluir más protecciones que en profesional

Además generalmente el árbitro se comporta de diferente manera cuando el luchador compite en categoría amateur o profesional. El amateur recibirá más cuidado del árbitro, más protección, mientras que el profesional está, en principio, más preparado y recibirá menos cuidado del árbitro.

Que hay más allá de ser profesional

Hasta aquí ha sido sencillo, ahora toca meterse en el tema peliagudo, donde quizá alguno se ofenda. Un peleador profesional es la imagen del deporte, es la cabeza visible para muchos espectadores y muchos aficionados que comienzan sus primeros pasos en los entrenamientos y en la competición. Un peleador profesional es aquel al que todos mirábamos y decíamos, “¿no le duelen las piernas?”, “¿No se cansa?”, “¡que elegancia!”, etc.

Además un peleador profesional es la cabeza de cartel, es el atractivo principal de un evento, y además es de los pocos que cobra un dinero “considerable” por pelear. Esto ya es subjetivo, pero para mi un peleador profesional debería asumir una responsabilidad con el aficionado y con el espectador. Conoce cuánto cobra un peleador en este artículo.

Un peleador profesional es, además, el ejemplo en su gimnasio. Muchos competidores amateurs y estudiantes que recién empiezan se fijarán en él. Cómo entrena, cuántos días viene, qué hábitos tiene, cómo trata a los compañeros en el sparring, qué relación tiene con el entrenador, si sale a correr, si hace abdominales, etc…

Qué significa ser profesional

Para mi, y esto no puede ser más subjetivo, un peleador profesional no es solo quién pelea sin tibiales. Un peleador profesional no puede pasarse 2 de 3 asaltos sin fondo en una pelea. Tampoco es para mi profesional quien realiza técnicas de “pelea de calle” en vez de utilizar con propiedad las técnicas propias del Muay Thai.

Un profesional no debería faltar a los entrenamientos, no debería salir de fiesta cuando hay una competición cerca. No debería maltratar su cuerpo con dietas extremas por no haber seguido la dieta de manera estructurada.

Peleadores del gimnasio profesional Pinsinchai en Bangkok
Profesionales y aprendices entrenan juntos. El ejemplo es fundamental. Gimnasio Pinsinchai en Bangkok.

La gente ha pagado un dinero, en muchos casos, para verte pelear. Además tus compañeros te toman como ejemplo en el día a día, y estas llevando el nombre del Muay Thai y de tu escuela por eventos y ciudades en toda España. Asume esa responsabilidad.

Rompemos una lanza a favor

Antes de acribillar a muchos “profesionales” que tenemos en España, me gustaría también aclarar que en muchas situaciones un profesional además, es quien vive de algo. Y en España está bien complicado, o imposible casi, vivir de la competición en Muay Thai exclusivamente. Esto supondrá que hay que compaginar los entrenamientos con trabajos y otras responsabilidades. Quizá no se podrá entrenar de manera perfecta, y cuesta asumir las responsabilidades que antes he mencionado cuando te llevas 300€ por pelea, y peleas cada 2-3 meses. Por eso el Muay Thai requiere de un tipo especial de disciplina y de pasión, lo hace difícil pero lo hace bonito.

Tailandia amateur y profesional

En Tailandia desde un principio se pelean 5 asaltos y sin protecciones, solo guantes. Pero me resultó curioso como, aun así, los entrenadores de mi campo seguían haciendo diferencia entre peleadores profesionales y no profesionales. La clasificación desde luego es más subjetiva, porque a primera vista no se puede ver que competidor se puede considerar profesional y cual está todavía en camino.

Pero recuerdo cómo Manasak Pinsinchai, durante un tiempo mi entrenador, cuando entrenaba ciertos movimientos me decía “same same professional” incidiendo en la manera de pelear de un profesional (la que yo tenía que aprender de él), frente a la manera “amateur” de pelear que tienen los que son más novatos.

Thailand Pinsinchai y su equipo profesional
Thailand Pinsinchai y algunos de sus estudiantes.

En Tailandia además se puede considerar que muchos niños y adolescentes que pelean Muay Thai pero también siguen con sus estudios o incluso trabajan ayudando a la familia, no pueden permitirse entrenar ni pelear como lo hace un competidor cuya única responsabilidad es entrenar y descansar para pelear. El primer paso, el amateur, es hacer los primeros años de peleas mientras se sigue en el colegio o trabajando. Y se pasa a profesional cuando el atleta empieza a competir en eventos y promociones importantes, a recibir más dinero, y por tanto a centrarse exclusivamente en el entrenamiento.

Tiempo

Y esque tanto en Tailandia como en España el camino de amateur es, o debería ser, largo. Y el paso a profesional no solo es un riesgo sino una responsabilidad. Y en la mayoría de ocasiones un premio al trabajo constante y al esfuerzo.

Mi consejo es, respeta y valora a los profesionales, ellos llevan muchos años y horas de esfuerzo y sacrificios como para desprestigiarlos por cualquier cosa. Y si eres profesional, respeta al público, y responsabilizate de tu posición, disfruta del privilegio pero asume tus obligaciones.

Niño subido en la báscula pensando en llegar a ser profesional
NongFriend impaciente por saber cuando tendrá el peso necesario para pelear

El Muay Thai no es grande de por si, lo hacen grande las personas que lo practican, que lo disfrutan, lo enseñan o lo compiten. Los profesionales en muchos casos son la cabeza visible de todo ese entramado que somos los amantes del Muay Thai. Un privilegio, pero una responsabilidad.

Saludos amigos y espero que hayan disfrutado este artículo, si piensas que puede ser de interés para sus amigos compartanlo. ¡Gracias siempre!

[amazon_link asins=’B009DZ31Z4,B01M328VUE’ template=’ProductCarousel’ store=’boxeo’ marketplace=’ES’ link_id=’6bf833ac-1164-11e8-819d-61aadedf22cf’]

Síguenos y comparte en:

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *