Tailandia y el coronavirus: consecuencias en el Muay Thai

El coronavirus y su rápida expansión por todo el mundo ha frenado todo tipo de actividades deportivas. Tailandia no ha sido una excepción y desde hace varias semanas se han ido reduciendo progresivamente eventos y, desde hace unos días, ha obligado a cerrar gimnasios. Esto no es una sorpresa, ocurre en todo el mundo, pero vamos a hablar hoy de cómo está la situación en el país y cómo afecta eso a un curioso medio de vida como es el de un luchador de boxeo tailandés.

El coronavirus en Tailandia

En Tailandia, país muy cercano a China y con muchísimo turismo, un 25% del total, que viene de este país donde se originó el virus, las cifras de contagio por coronavirus y los muertos no son realmente muy altos. Unos 350 casos de contagios y una muerte solamente a día de hoy.

¿Cómo podemos interpretar esas cifras? Tenemos que tener en cuenta que la sanidad en Tailandia es sobre todo privada, existen hospitales “del gobierno” pero también cobran por sus servicios, menos, pero sigue siendo un extra inasumible para muchos y muchas. En un hospital público hacerse una prueba de Coronavirus cuesta unos 3.000-4.000 baths, el sueldo medio de un trabajador medio de factoría es de 10.000-12.000 baths. Un granjero puede cobrar mucho menos, un luchador de Muay Thai cobra por pelea y varía muchísimo según el nivel. Si quieres saber cuánto cobra en Tailandia un peleador de Muay Thai revisa este artículo que recomendamos.

En conclusión, hacerse la prueba del Coronavirus puede costar un 30% del sueldo mensual de un trabajador. Eso en los hospitales públicos y más baratos. No voy a hablar ni de los hospitales privados. Los luchadores de Muay Thai viven en sus respectivos gimnasios y, generalmente, todo lo que sacan de sus peleas, quitando la parte que se queda el gimnasio, envían todo el dinero a casa para mantener y ayudar a sus familias.

Coronavirus Tailandia
Evolución del coronavirus en Tailandia hasta hoy domingo 22 de marzo. Azul los casos totales, en rojo los casos nuevos cada día. 1 muerte llevan de momento.

El Muay Thai es de pobres. Y Tailandia es un país que, habiendo avanzado mucho en las últimas décadas, tiene un porcentaje muy alto de población que podemos considerar pobres. La región de Issan, todo el noreste del país, es la región más grande y más habitada de toda Tailandia. También es la más pobre, principalmente viven de las granjas, los cultivos y de pequeñas factorías, también es de donde salen la mayor cantidad de luchadores de Muay Thai. 

Es por esto que las cifras oficiales de Tailandia respecto al número de contagios no son muy fiables. La gran mayoría de personas que se encuentren mal, aun con síntomas de fiebre tos seca y mocos, no irán al hospital a hacerse la prueba. Muchas personas mayores que fallezcan no serán analizadas para ver si murieron por coronavirus o por cualquier otra enfermedad. 

Imaginaros si es caro hacerse la prueba del coronavirus cuánto supondría para estas familias tener a un mayor ingresado en el hospital por varios días. Conozco este caso de primera mano, hace ahora un año falleció la madre de mi entrenador Thailand Pinsinchai. Estaba mayor y enferma, estuvo unos días ingresada en el hospital y, cuando los médicos determinaron que era difícil que se recuperara, ella misma decidió salir del hospital y morir en casa.

Es muy caro morir en un hospital, dormir allí, las medicinas, los tratamientos. Para muchas familias es un gasto inasumible. Quizá podría haber aguantado unas semanas más en el hospital, pero eso habría supuesto un esfuerzo económico devastador para su familia. Es la triste realidad, y nos sirve para entender un poco esto del coronavirus. 

Por este motivo sé que muchas personas que estén infectadas ni siquiera irán al hospital, no se harán la prueba, y algunos morirán sin aparecer en el conteo de víctimas de coronavirus oficial. Mi idea es que en Tailandia el virus está mucho más extendido de lo que dicen las cifras.

Cancelación de eventos y también gimnasios

Desde hace ya unas semanas hemos ido viendo cómo los eventos de Muay Thai en Tailandia han ido cayendo lentamente. Primero se prohibía la entrada de público a los grandes estadios; empezó el canal 7 y el Lumpini, después el Radjadamnern. El lumpini a los pocos días anunció que se cancelaban los eventos incluso sin público, ya que en un show uno de los que acudía de esquina de un peleador dio positivo por el coronavirus. 

Se prohibió la entrada también al estadio en Pattaya del show Max Muay Thai y a los eventos en Bangkok del Omnoi y el Blue Arena. 

En un principio casi todos los estadios mantuvieron sus eventos deportivos, la mayoría emitidos en TV, pero sin público. Pero pronto, hace unos 10 días empezamos a ver que muchos estadios cancelaban dichos combates.

Canal 7, Radjadamnern, Lumpini, Or.TorGor, Blue Arena, Omnoi, todos en Bangkok, cancelaron las peleas programadas. En Pattaya el Max Muay Thai hizo lo mismo. Se cancelaron muchos eventos al aire libre que estaban programados, entre ellos el importante evento que se celebra en Buriram coincidiendo con el premio de moto GP en la misma ciudad, que siempre acoge un cartel impresionante lleno de luchadores de primerísimo nivel. También el Thai Fight que tenía su siguiente cita en Chiang Rai canceló el evento.

festival cancelado
Se cancelan no solo los eventos grandes sino las decenas de festivales casi diarios que hay en el país, donde pelean los más necesitados.

Todos estos estadios y promociones son grandes y económicamente fuertes, más o menos. Hasta hace unos días estaban aguantando promociones más pequeñas como son todas las turísticas que suceden en ciudades como Phuket, Chiang Mai o Koh Samui, que no emiten en TV y dependen mucho de la asistencia de público extranjero.

Pero incluso estas han echado ya el cierre. Mucho turismo ha vuelto a sus países y los nuevos turistas han cancelado su viaje. Además el gobierno ya ha prohibido estos eventos que aglomeran mucha gente en sitios pequeños.

En los últimos días hemos ido siendo testigos de el paso definitivo, cierran los gimnasios. Ya no está permitido entrenar y mantener la rutina de los boxeadores por el mismo riesgo de contagio y expansión del coronavirus. Esto supone que muchos boxeadores vuelvan a sus casas, a sus ciudades, a esperar que esto mejore. Con suerte con ahorros o con posibilidad de dedicarse a otra actividad. Hace unos días publiqué una foto en nuestro Instagram de MuangThai PK Saenchaimuaythaigym vendiendo frutas y verduras en un puesto en la calle.

Consecuencias de este coronavirus

Las consecuencias económicas para el país serán brutales. Primero por el turismo que es sin duda el principal ingreso del país. Pero a nivel local y particular del boxeo tailandés los daños van a ser muy graves.

Los luchadores viven en sus gimnasios, casi siempre se encuentran en ciudades grandes, diferentes a las de origen de los luchadores. Principalmente en Bangkok pero también en Pukhet, en Samui, en Pattaya o en Chiang Mai. Pocos luchadores entrenan “en casa”. La mayoría viven, entrenan y pelean fuera de casa, en otra ciudad. Lo hacen por que los eventos y las oportunidades como luchador están fuera de casa, y viven mantenidos por el gimnasio. Que les proporciona alimentos, cama, y otros gastos básicos. De esta manera pueden ahorrar todo el dinero que les queda de las peleas, lo envían a casa donde viven sus familiares. Manteniendo en muchos casos ya sea a su mujer e hijos, sus padres, hermanos, etc. 

Es por esto que el parón deportivo no va a afectar solo a gimnasios y peleadores sino a muchos de cada círculo particular, porque la economía del muay thai sirve para mantener a muchas personas que ni siquiera se dedican al deporte.

Los luchadores de primer nivel se hacen una media de entre 8 y 12 combates al año, ellos con buenas bolsas y por tanto buenas oportunidades para mantener a su familia y a ellos mismos. En el caso de luchadores más locales, muchos de ellos niños y niñas, pueden llegar a pelear unas 20 veces por año, incluso 30 cuando hay festivales y eventos locales que significan oportunidades de hacer dinero. Cobran mucho menos, y las peleas son menos importantes, por eso se ven obligados a pelear todo lo que puedan. Todo eso está en pausa ahora, y no sabemos por cuánto tiempo aún. 

stamp
Muchos boxeadores y boxeadoras perderán sus ingresos por el coronavirus. En la foto vemos a la ahora mundialmente famosa Stamp, del documental Buffalo Girls, el mejor que hay sobre muay thai a mi gusto.

Estamos viendo que los gimnasios cierran, eso significa por un lado que muchos boxeadores se tendrán que ir a casa, donde se encargarán de pagar su manutención y además no podrán pelear, ni por tanto hacer dinero. Además, poniéndonos del lado de los dueños de gimnasios, estos viven por un lado del dinero que ingresan por cada combate que hacen sus peleadores (cero ahora mismo). Y por otro lado, y cada vez más, de acoger a turistas que van por periodos cortos o largos a entrenar con ellos.

El crecimiento de los últimos años en el número de extranjeros que vamos a Tailandia a entrenar por un tiempo ha sido tremendo. Tanto que vemos gimnasios súper antiguos como el Petchyindee, el Sityodtong o el Sangmorakhot, entre otros muchos, llenos de extranjeros que van a entrenar y vivir allí, pagando. Además otros con un buen marketing hacen gran cantidad de dinero por esta vía, como el caso del Yokkao, el Banchamek, etc. Es tan ascendente esta tendencia que muchos gimnasios antes cerrados a extranjeros ahora se están abriendo, aunque en menor medida, pero gimnasios como el Jitmuangnon, el Pinsinchai, el Sor Sommai y muchos más, tienen ya extranjeros entre sus pupilos. 

Todo este extra económico para los gimnasios, que es importante, será cortado ahora por el parón turístico y el propio cierre de los gimnasios. No harán dinero por peleas, no harán dinero por visitantes extranjeros. Me asusta mucho los casos, que son mayoría por desgracia, de aquellos gimnasios locales y pequeños, que viven al día y cuentan cada bath que entra en sus cuentas para ir manteniéndose. 

Es pronto ahora para saber las consecuencias de esto, pero espero que no signifique que muchos gimnasios tengan que cerrar sus puertas definitivamente. Estaremos ante casos de muchos entrenadores y aguantapaos que se quedarán desterrados de la única profesión que conocen, aquella que llevan practicando durante más de media vida. 

Contando los días

Estamos por tanto desde aquí contando los días que quedan para retomar la normalidad, para que los luchadores puedan volver a sus rutinas de entrenamiento y competición, que los gimnasios abran sus puertas y que se llenen de alumnos, extranjeros y locales. Por que mucha gente depende de esta economía, y si has conocido alguna vez a esta gente compartirás mi preocupación. Porque no se lo merecen. 

Ellos de momento pueden salir a la calle, no hay encierro decretado por el gobierno, y son muchas las actividades permitidas en Tailandia. Pero ¿de qué le sirve eso a un boxeador de cuyas peleas depende la estabilidad económica de su familia? Y hablamos de su economía actual, porque no nos olvidemos que muchas veces son gente obligada a vivir al día, sin ahorros, sin pensiones, sin subsidios. Lo que ganes hoy es lo que habrá mañana. De ahí mi miedo.

Un abrazo amigos y mis más profundos deseos de que esto pase pronto y pueda volver la normalidad allí y también en vuestras casas. Gracias como siempre a todos aquellos que nos leéis, que nos compartís y nos apoyáis. Es muy bien recibido. 

Síguenos y comparte en:
6 Comentarios

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *