La relación entrenador luchador: reflexiones para el éxito

En esto de darse golpes durante unos asaltos, al ritmo de la música y contra una persona que desea arrancar tu pierna parece mentira que haya cosas tan profundas, fundamentales y bonitas como el vínculo o relación que se puede formar entre un entrenador y un alumno. Por otro lado, parece que a veces nos olvidamos de la figura que hay detrás de cada luchador, una figura que generalmente lleva más tiempo y dedica más trabajo al deporte que el propio luchador.

En mis años en este mundo he visto casi de todo. Equipos súper unidos, gente egoísta, relaciones sin confianza, entrenadores como padres, entrenadores alcohólicos y aprovechados, y un largo etc. El mundo de las relaciones personales es complicado en general. Añade la cantidad de entrenamientos extenuantes. Y ahora las dietas y las tensiones pre pelea. Un poco ahora de problemas por bolsas y prioridades. Más los posibles conflictos de intereses, y bienvenido: Vamos a reflexionar sobre algunas claves que considero fundamentales para aprovechar al máximo la relación entrenador – alumno.

Detrás de un gran luchador SIEMPRE hay un gran equipo. Un gran entrenador no puede convertir a un mediocre en un campeón. Pero un talento no llegará muy lejos si no tiene una gran guía. Es una consecuencia dependiente de ambos. Cuando se unen un buen entrenador (y equipo) con un buen luchador, y reman en la misma dirección, entonces es ahí cuando ocurre la magia. Todo lo demás se queda en “casi”.

Empezamos por dentro

No puedo evitar comenzar este artículo echando un vistazo primero hacia dentro. Dicen que dentro tenemos las respuestas no?, a ver si es verdad. En mi caso he tenido mucha suerte, en España entreno con Jacinto Rodriguez que es un entrenador fabuloso, implicado y serio. Muchos años en las artes marciales y en el mundo del entrenamiento de alto rendimiento.

Con mi entrenador
Con Jacinto en Japón

En Tailandia entreno con Thailand Pinsinchai que es un entrenador de renombre mundial, que me acepta en su familia como uno más y que es una fuente inagotable (de momento) de conocimientos. Lógicamente la relación no es siempre perfecta con ninguno de los dos, ni por su parte ni por la mía. Pero puedo estar bastante satisfecho.

Relacion entrenador alumno
Con Thailand en Tailandia

Por otro lado, pese a que ellos han sido mis entrenadores principales he entrenado y he recibido clases de otras personas. Mejores y peores. Además he visto y me he podido fijar en muchos casos de entrenadores y sus alumnos, he leído sobre el tema y le he dado un par de vueltas para intentar hacer esto lo más concreto y práctico posible. Vamos a ello.

Funciones entrenador luchador:

Creo importante reunir primero las funciones de cada uno para poder entender sobre qué vamos a basar estas claves para el éxito.

El luchador debe ser comprometido. Cumplir los entrenamientos, respetando el horario de las clases, sin saltarse el trabajo que toque cada día. Confiar en el criterio y decisiones de su entrenador para alcanzar mejoría en cada aspecto. Además debe mentalizarse de que es un luchador 24h al día. Cuídate, descansa, controla tu peso. Si cumples eso, entonces será mucho más fácil aprovechar el entrenamiento y notar la mejoría.

Además el luchador es un representante del equipo, y lleva el nombre de su entrenador y club. Debería comportarse de manera que su club pueda estar orgulloso. Además debería ser un ejemplo para sus compañeros, ayudar en las tareas extras del equipo (eventos, reuniones, planificación, lo que sea.) Compromiso con letras mayúsculas. Si quieres lo mejor de tu entrenador, da lo mejor de ti mismo.

El entrenador tiene una tarea un poquito más variada. Por un lado no le toca echar el pulmón por la boca en cada sesión de entreno. A él no le van a doler los golpes ni va a pasar hambre como un condenado. Pero tiene que, en resumen, ejercer de preparador físico, entrenador de Muay Thai, psicólogo, amigo, manager, promotor, dietista. De cada uno de sus luchadores. Casi nada ¿eh? Y claro a eso añadele coordinar un grupo de brutos competitivos y a veces con hambre y ansiedad que somos los luchadores.

Asegurate de tener una relación en la que:

El otro día estaba observando a Manasak entrenar a Chuy, uno de sus chavales que está empezando a dar sus primeros pasos en los estadios grandes de Bangkok, y fue que me vino la idea de este artículo a la cabeza. Tienen una relación compleja, Manasak es un tío eufórico, impulsivo y muy duro. Además es un tío generoso, dedicado, apasionado por el Muay Thai y una maldita enciclopedia. Es una fuerte combinación. En esa situación tan cotidiana vi, de forma muy clara, que compleja es la relación entrenador-alumno, y qué importante es.

Tu entrenador es…

Un buen entrenador es como un padre que te ama pero que está criado a la antigua. Siempre busca lo mejor para ti, es capaz de dedicarte tiempo, esfuerzo y dinero sin apenas pensar en ello. Pero es duro, no deja que te relajes, no perdona fácilmente tus faltas de respeto y exprime lo mejor de ti en cada entreno.

Relacion entre entrenador y alumno
Yothin y Kru Diesel, el cual tiene fama de ser un gran entrenador, exigente que cuida de sus boxeadores.

Entrenadores paternalistas y blandos no serán capaces de preparar a un luchador para sufrir y luchar como se hace en un ring. Esto quizá valga para combates de nivel medio, pero estamos hablando de éxito. Si quieres éxito sin la parte dura entonces tenemos un problema.

Por otro lado un entrenador que es duro y exigente pero que no te quiere, que no busca tu éxito por encima del suyo propio, que no es capaz de confiar en ti a pesar de tus errores, ese tío no te va a llevar lejos. Por que el miedo saca muchas veces lo mejor de nosotros pero es la confianza y el cariño lo que fundamenta la lealtad y la pasión de trabajar juntos en momentos difíciles. Derrotas, ko´s, dietas, peleas que se cancelan, falta de dinero, falta de tiempo, de motivación. ¿Te suena?

En resumen: un entrenador debe ser exigente con su alumno, pero exigiéndole lo que es mejor para el alumno. Debe pedirle compromiso en cada entreno y en la manera de cuidarse, pero debe ser comprometido con su trabajo. Dedicarle tiempo al luchador para trabajar las cosas necesarias para que éste mejore. Debe mirar por el bien del equipo y del luchador y no tanto por porcentajes de bolsas o poner a su alumno en lugares inapropiados para él en beneficio del nombre del club. NADA FÁCIL

Tu luchador es…

Si eres luchador, aspiras a serlo, o tienes a tu cargo a alguno, entonces te interesará esto. Como luchador creo que debes confiar plenamente en lo que tu entrenador te enseña, en lo que te pide que hagas. Si no crees lo que haces durarás poco, y el tiempo es nuestro mejor aliado si buscamos el éxito.

Por otro lado no debes ser ciego. Si no confías en lo que tu entrenador pide entonces lo mejor será que abandones el barco y busques otro mentor. Aquí podría valer el conmigo o contra mi. Pero las cosas a medias no. Si realmente sabes que tu entrenador no es el adecuado, que su manera de ver el Muay Thai no es la que te gusta, que no te presta atención o que sus entrenamientos no son válidos, entonces busca otro equipo. A nadie le gustan los chaqueteros, pero a nadie le gusta estar donde realmente no quiere estar.

Eso sí, si te quedas, hazlo al 100%. Cumple con lo que se te pide, respeta las decisiones de tu entrenador aunque no te favorezcan al momento. ¿Hemos dicho que confiabas en él no? Entonces déjate tutelar. Respeta las clases, los horarios y la manera de entrenar de tu equipo.

Nong O nak muay
Kja yan es la palabra en thai para “trabajador”. Todos los entrenadores buscan un nak muay kja yan. Nong-O en la foto

Esfuérzate al máximo, en todo lo que hagas. Si toca entrenar series extenuantes hazlas a tope, si toca descansar hazlo bien. Las cosas a medias para los mediocres. Y muy importante también, recompensa el esfuerzo que te dediquen.

Esta manera de devolver a tu entrenador puede ser de muchas maneras. No siempre podemos hacerles ganar dinero con nuestras peleas (en muchos casos quizá incluso pierdan), pero podemos dar tiempo, compromiso y apoyo al equipo de muchas maneras. No hay nada más satisfactorio que devolver el esfuerzo que unos ponen en ti, en ser agradecido y en saber que lo que tienes te lo estás mereciendo.

Qué fácil es hablar

Y qué difícil es hacerlo realidad. La flexibilidad es algo clave en esta relación entrenador – deportista. Todos cometemos errores, y no hay que ser intransigente. Puede que no te guste la manera que tiene tu entrenador de trabajar la fuerza, pero sabes que aun así en sus manos estás mejor que en cualquier sitio. Quizá tu alumno sea despistado con el peso, pero sabes que se compromete, se esfuerza al máximo y es un referente para el equipo.

Podría asegurar que ninguno de nosotros, entrenadores o luchadores, cumple todas estas cualidades. Pero ¿se trata de mejorar siempre no?, tener claros los objetivos, prioridades y valores es fundamental para que, a pesar de errores puntuales, nuestra unión entrenador – luchador sea exitosa.

Espero que este popurrí de ideas, quizá algo utópico o romántico, nos sirva para agradecer lo que tenemos y saber lo que queremos. Un buen camino se empieza siempre sabiendo hacia dónde queremos ir, y con quién queremos ir.

Un abrazo a todos y suerte en vuestro camino dentro del Muay Thai. Gracias por leer siempre, compartir y vuestros comentarios. Son muy bien recibidos. Hasta la próxima.

Síguenos y comparte en:

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *