Cuánto debes a tu entrenador

Todos conocemos a las estrellas de nuestro deporte, los grandes nombres de antes y de la actualidad. Ya sea hablando de tus peleadores favoritos en Tailandia, España o cualquier país. Esos que pelean cada vez en eventos más importantes, o que se enfrentan a rivales antes inalcanzables. ¿Pero hay detrás algo más? Yo creo que si.

Es indudable que estas personas tienen mucho mérito en sus espaldas, muchísimas horas de entrenamiento, muchos combates perdidos. E incluso muchos tienen un talento y unas cualidades perfectas. Pero en ocasiones parecemos olvidar el regalo de tener un buen entrenador y/o un buen mánager.

Mi sensación es que algunas personas reclaman que nadie les ha regalado nada, que todo lo que han conseguido es gracias a su esfuerzo. Y sinceramente, en algunos de sus logros puede ser así, pero si echamos un ojo a la historia, nos daremos cuenta de cuantos ejemplos hay de tops que nunca tuvieron la oportunidad que merecieron, y sin embargo algunos competidores menos potentes que, estando en buenas manos, han alcanzado una posición muy prestigiosa.

John Wayne junto a su entrenador y su mujer en Tailandia
John Wayne Parr junto al que fue su entrenador en sus primeros años en Bangkok, antes de convertirse en una estrella. Agradecimiento. Documental sobre John Wayne Parr, recomendable.

El ejemplo más notable

Existe un peleador tailandés que por encima de todos se puede decir que no recibió lo que merecía. Somrak Khamsing, originario de KhonKaen en el noreste de Tailandia, es un aclamado peleador de la época dorada del Muay Thai que venció a muchos de los campeones de los estadios importantes en Bangkok y nunca tuvo la oportunidad de disputar un título. Quizá malos contactos, mala relación con los promotores, o quizá no interesaba organizar esa pelea porque, sin duda, era un peleador que ridiculizaba en ocasiones a sus rivales.

Es un ejemplo muy sonoro, sobre todo cuando descubres que debido a las pocas oportunidades que tuvo en el Muay Thai decidió pasar al boxeo y en unos pocos años ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos representando a Tailandia. Creo que la única medalla de oro que tiene este país en su historia.

Mi ejemplo personal

No quiero que penséis que esto solo ocurre a grandes leyendas del deporte, es algo que podemos encontrar en casi cualquier competidor. Todos logramos nuestros objetivos, en parte, gracias a que estamos en el sitio adecuado o con la persona adecuada, en el momento adecuado.

En mi caso, el año pasado estaba compitiendo y viviendo en Tailandia, hice una buena pelea en un torneo en marzo para el promotor de WPMF. Una pelea que era de las del montón del cartel, la número 6 o 7 de una lista de 15, siendo la 13, 14 y 15 las más importantes.

Coincidió que la pelea fue una guerra sin parar, y al promotor le debió gustar. En Julio, este mismo promotor de WPMF organizó un evento para celebrar el cumpleaños del nuevo Rey, donde se disputaron varios cinturones de campeón del mundo de Muay Thai y decidieron repetir la pelea de marzo, ahora con un cinturón.

Pero claro, gracias a que mi gimnasio en ese momento solía participar en eventos de WPMF tuve yo la oportunidad de ir a pelear en marzo, y de nuevo gracias a que tenían buenas relaciones mi jefe y el promotor, volvimos a pelear en julio. Y pude llevarme el cinturón. Pero si no hubiese estado en ese gimnasio, si mi gimnasio trabajase con otro promotor, cualquier otro se habría llevado ese cinturón. Quizá alguien peor, o quizá mejor que yo.

estudiante agradeciendo al entrenador el día del muay thai
El wai kru es la manera de mostrar respeto a tu entrenador. Pero se debe realizar a diario y tenerlo siempre en mente cuando llegan las oportunidades y los buenos resultados.

No me malinterpretéis, lo mío me costó conseguir ese cinturón. Peleando dos veces contra el luchador del gimnasio del promotor (Kaewsamrit), una auténtica guerra las dos peleas. Pero podría haber sido cualquier otro, y si no fuese por mi mánager, no habría sido yo.

La figura del entrenador

Por otro lado, tu entrenas mucho, y haces tus sacrificios, si no los haces probablemente no llegues muy lejos. Pero ¿quién te enseña?, ¿quién confía en ti cuando apenas sabes mantener el equilibrio en una pelea?, ¿quién se deja las horas de sueño buscándote peleas, pensando en cómo corregir esas manías tuyas que te persiguen?

Siguiendo con mi caso, y que esto me valga de reflexión personal, que para algo es mi página y ya que dinero no me da, que me de oportunidad de pensar. ¿Habría llegado yo a tener la oportunidad de pelear sponsorizado en un gimnasio en Tailandia y pelear en eventos chulos y aprender de grandes entrenadores y luchadores si no fuese por el trabajo que llevaba de años y años en casa con mi entrenador? mmmmhhh….

Está claro que cada entrenador tiene muchos alumnos y solo unos pocos, o quizá ninguno, llegan lejos en el deporte. Pero si es tu caso, o el de algún compañero tuyo, no te olvides de echar la vista atrás y darte cuenta de que es un camino que no has andado solo, y que quizá no habrías llegado a ningún sitio de no ser por tus acompañantes.

Mal entrenador

Por otro lado, ¿cuantos chavales con talento conocéis que, por la mala fortuna de entrenar con un entrenador que apenas sabe lo básico, se quedan en promesas y llegan a nada?, yo conozco unos cuantos. ¿Y cuántos a los que su entrenador apenas se preocupa si faltan a entrenar, si no llevan el peso controlado, o si tienen más vicios que Camarón? Seguro que alguno se os ocurre.

En Tailandia

En Tailandia, como curiosidad, os habéis dado cuenta de que los peleadores, sobre todo hasta que alcanzan un patrocinador, utilizan el nombre del gimnasio. Es decir Sigdam Kiatmoo9 viene del kiatmoo9 gym. De esta manera se pone a descubierto que todo lo que sabe y ha mejorado ese luchador es, en parte, gracias a que ha trabajado con el equipo del kiatmoo9 gym.

Entrenador Samian y su estudiante Rattanasat del prestigioso KietSingnoi, posando juntos.
Entrenador Samian y su estudiante Rattanasat del prestigioso KietSingnoi, posando juntos.

Luego en ocasiones los luchadores de más nivel utilizan el nombre de su patrocinador como SuperBank Mor Rattanabundit que, pese a que entrena en el teded99 gym, lleva el nombre de la universidad que le patrocina. O Prakaiphet NittiSamui utiliza el nombre del magnate de los coches y mini-furgonetas NittiSamui.

Competencia

Por último, nos debemos dar cuenta de que cuanto mayor es la competencia, mayor es la influencia de nuestro entrenador y/o mánager. Si eres el único practicante de Muay Thai de tu ciudad, probablemente haciendo el mínimo y con un entrenador paquete llegarás a ser campeón. Pero ¿para competir en la élite mundial, o para destacar en Tailandia?, no lo dudes, tienes muchos méritos pero seguro tienes mucho que agradecer a tu gente.

Sin más, una sola llamada para el público, practicantes y amantes del Muay Thai. Fijaros en las esquinas, fijaros en el nombre detrás del luchador, porque entre TODOS, han formado a la persona que vemos luchando por las oportunidades y haciendo las peleas que siempre soñó.

Si te gustó comparte, si te gustó envíale un mensaje a tu entrenador, y a disfrutar del Muay Thai, mucha gente remando en un mismo sentido para que las cosas mejoren, eso es para estar contento. 

Ya sabes que para cualquier cosa, duda, comentario o propuesta puedes dejar un comentario o escribirme! Estaré encantado. Abrazos!!

Síguenos y comparte en:
2 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *