Campeones extranjeros del Lumpini: Aquellos pocos que llegaron a lo más alto

En esto del Muay Thai parece difícil diferenciar el polvo de las pepitas de oro. Con muchos nombres sonando en el panorama internacional, con campeones del mundo que viven a tres calles de nosotros, y con leyendas que se engordan como el cuento del lobo, me pareció interesante hacer un repaso de aquellos extranjeros que sí llegaron a lo más alto del Muay Thai. El cinturón del Lumpini es el campeonato más prestigioso dentro del mundo del muay thai desde la década de los 70 hasta hoy. 

Si bien es cierto que en la última década, desde el cambio del antiguo al nuevo estadio Lumpini, el estadio Radjadamnern está ofreciendo una dura competencia como estadio puntero de boxeo tailandés. Además parece que en los últimos años, gracias a la apertura internacional del muay thai y al crecimiento del uso de marketing por parte de promotores y mánagers, es más fácil tener acceso a este título, que antes era quizá impensable. Para el 95% de los nak muays tailandeses, y para el 99,9% de los extranjeros.

Si quieres leer más sobre los estadios de Muay Thai en Bangkok te recomiendo echarle un ojo a este artículo que escribimos hace tiempo.

Creo que en esto ocurre como en el alpinismo de alta montaña. Hace décadas apenas contabas con las manos a los que llegaban a subir un 8.000m. Ahora sigue siendo una hazaña, y es muy muy difícil, pero parece que con un buen equipo y buenos contactos, incluso un buen dinero, algunos están teniendo la oportunidad de tomar la cumbre.

cinto lumpini
El cinturon del Lumpini. Uno de los dos reconocimientos más deseados de la élite.

Los primeros en besar el cielo del Lumpini

El título ha sido, en prácticamente todas las ocasiones, disputado entre thais y ganado por thais. Pero hubo algunos pocos que, desde los 90, han tenido la oportunidad de luchar por el preciado cinturón. Vamos a verlos todos, gracias a la información de Serge Treffeu y su maravilloso portal de noticias SiamFightNews. Pero aquí va un adelanto: Sólo 14 luchadores extranjeros han disputado el título. Sólo 6, en toda la historia, han conseguido llevarse el premio. Veremos quienes.

Otro dato más, el primero en ganar el título fue en el 1999, y el segundo tuvo que esperar hasta 2012. ¿Y quién fue el primero en disputar un título, a pesar de perderlo? Ramón Dekkers.

En el 1992 Ramón Dekkers luchó contra Issara por el cinturón de 140 libras. Con derrota del holandés. 

En 1999, Mourad Sari fue el primer extranjero en alcanzar la cima. Luchó por el cinturón del estadio en 140 libras, contra Somchai SorSuntana y ganó. Un Francés ha sido el primer campeón del estadio mayor, venciendo por KO en el último asalto a su rival. Curioso que en ese mismo evento, el prodigio francés Stephan Nikiema disputaba el título en 147 libras. En esta pelea, cuando parecía que el Thai estaba apunto de caer por KO, el árbitro intervino la pelea y tomó una poco habitual decisión: Lom Muay “no hay ganador, no hay perdedor”. Esto se realiza cuando hay un luchador que no quiere luchar, y/o con indicios de que ha sido pagado para tirarse o dejarse ganar.

primer campeón del lumpini
Mourad Sari. El primero de los no tailandeses.

Más derrotas de luchadores extranjeros, franceses, que llegaron a probar la miel pero se quedaron sin el broche de oro. En 2010 Farid Villaume perdió contra Saiyok Punpanmuang el título en 154lb. Kamel Jemel también fue derrotado por el título en 140 lb, contra Kongfah Auddomuang.

En Francia, también en 2010, se disputó un título del estadio Lumpini en las 154lb, entre Saiyok (el campeón) y Abdellah Mabel. Con derrota de Abdellah.

Tuvimos que esperar al 2012 para ver a un segundo campeón del Lumpinnee extranjero, de nuevo francés. No fue otro que el prodigio Damien Alamos. En las 140 libras venció a Kongfah Auddomuang y después defendió el título 2 veces con éxito. Este tres veces campeón del Lumpini es, a mi gusto, el único que ha ganado el cinturón haciendo un muay thai más limpio que muchos thais. Mientras que muchos extranjeros han ganado el título por su contundencia, corazón o peligro en el boxeo, Damien es el único que les ha ganado en su juego. 

En la actualidad siguen siendo pocos

En 2014 el japonés Kunitaka Fujiwara perdió contra Dechsakda Sitsongpeenong el cinturón en las 122 libras, en Japón. También otro japonés, Ito Nakatake, perdió el cinturón en 122 libras, esta vez contra Nutaphon Nachuakvitayakom. 

Hace un par de años, en 2017, otro francés alcanzaba la gloria. Rafi Bohic se llevaba el título en 147 libras contra Pongsiri Por Siripong. 

En 2018 el Belga Youssef Bougnhamen vencía a Talaythong SorThanapet  por el campeonato en las 160 libras. Este mismo tailandés disputó este año el título en 154lb contra el Brasileño Luis Cajiba, con derrota de este último. 

En 2019, en Japón, el Japonés Nadaka Ewasportgym venció al tailandés Singdam K.T.Gym por el título en 105 libras.  Y en el estadio Lumpini, este mismo año, Jimmy Vienot se llevaba el título de las 160 libras venciendo al ya familiar Talaithong SotThanaphet.

Hace apenas unos días Chad Collins, australiano, perdía el título contra Santafaa, con una buena oportunidad para el extranjero, aunque desaprovechada. Pero el combate estaba programado para pelearse contra Rafhi Bohic, otro extranjero! Primera vez que dos extranjeros disputarían el ansiado título tailandés. ¿Bueno en cuanto a oportunidades?, ¿malo por pérdida de prestigio?. No lo sé. Habrá que esperar por que Rafhi no pudo disputar ese combate por problemas médicos, y en su lugar entró Santafaa.

Grandes entre grandes

Hemos visto que pocos tuvieron la oportunidad de luchar por la gloria, y menos aún salieron victoriosos de la batalla. Pero hay 4 luchadores que merecen mención especial.

Damien Alamos. Brutal el estilo de este prematuramente retirado luchador.

El primero es Damien Alamos. Este chico blanquito, alto y con cara de niño no solo ganó el título del Lumpini sino que, además, lo defendió 2 veces con otras dos victorias.

El segundo es Youssef Bougnhamen que ha conseguido algo que la gran mayoría de campeones thais ni siquiera sueñan. El belga reúne los cinturones de tres de los mejores estadios de Bangkok. Primero ganó el Omnoi, luego en el 2016 ganó el título del Radjadamnern y, en 2018, se llevó el del Lumpini.

El tercero es un pequeño Japonés que, al menos en nuestros paises occidentales, ha sido mucho menos mediático. Pero el jóven de 18 años y 105lb de peso (47kg) Nadaka Ewasportgym retiene los dos títulos más grandes de nuestro deporte: campeón del Radjadamnern y campeón del Lumpini.

El cuarto es el impresionante Rafi Bohic. Este francés ganó el título en 2017. Después ese mismo año, al perder por KO en el estadio Lumpini, a pesar de no jugar el título, este se le fue retirado. Más adelante lo volvió a ganar, y desde entonces lo ha defendido con éxito otras 4 veces. Derrotando hace apenas meses a Manachai Yokkaosaenchaigym por KO en el cuarto asalto. Rafi Bohic es un 6 veces campeón del Lumpinnee. Pronto le veremos enfrentarse a Tawanchai PKSaenchaigym y a Sangmanee Sor Tempo.

rafhi lumpini
Impresionante Rafhi Bohic. Lo que ha conseguido este luchador no lo ha conseguido nadie.

Reflexiones 

Es evidente que han sido muy pocos los encumbrados a pesar de que en los últimos años se están abriendo las puertas a los extranjeros en los estadios grandes y, como hemos visto, con incluso aspiraciones al título. Pero si algo tienen en común estos extranjeros es que han estado por mucho tiempo viviendo, entrenando y peleando en Tailandia. Además, en general, todos han estado en buenos campos con buenos promotores.

Por otro lado vemos que la mayoría de ocasiones los títulos que se han jugado han sido de 140 libras, 156 o 160. 63,5 kilos, 70kg y 72,5 kg. Pesos altos en los que los thais son menos competitivos, por que las categorías más pobladas son entre 50 y 60 kg aproximadamente. Solo Damien Alamos vención en la categoría de las 122lb, 55,3kg.

Sea como sea, el nivel top de muay thai está en los estadios de Bangkok. Pese a las muchas promociones, de mayor o menor prestigio, que surgen continuamente alrededor del mundo, la cima sigue siendo el Lumpini, y también el Radjadamnern. Para ello no hace falta más que fijarse en que los grandes nombres de muchas promociones son antiguos campeones de estos estadios. Véase Lerdsila, véase Nong-o, véase Saenchai, Saiyok y otros muchos. 

Ni que decir tiene que las federaciones mundiales también se sitúan unos cuantos escalones por debajo de lo que suponen estas dos joyas del Muay Thai mundial. Los estadios de Bangkok reúnen, prácticamente cada semana, a lo mejor de la actualidad deportiva. Por suerte, poco a poco se ve algún extranjero en esos grandes carteles. 

Con esto me despido amigos, espero que les haya sido de interés. Comentar vuestra opinión e incluso compartir si os gustó y que circule la palabra! Abrazos!!

Síguenos y comparte en:
error

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *