Aproximación al entrenamiento de Muay Thai: claves para mejorar.

Entrenamiento de Muay thai, aproximación al entrenamiento técnico, físico y mental.

Cuando hablamos de entrenar muay thai podemos estar entendiéndolo como una actividad de ocio, de aprender su técnica, de ponernos en forma o, como en este caso, de entrenamiento de competición.


El muay thai es un deporte muy exigente a nivel competitivo, incluso cuando se pelea en amateur se exige un nivel de entrenamiento bastante complejo y al ser un arte marcial tan completo existen muchas técnicas, habilidades y capacidades físicas y mentales en las que trabajar. Desde los amateurs hasta los profesionales, es mucho el trabajo que tenemos que hacer.

Si eres competidor o aspiras a serlo, mentalizate ya de que se pelea como se entrena, generalmente peor (añadele nervios y tensión). Si quieres pelear bien, entrena mejor, todo lo demás vendrá, despacito, con la experiencia.

Este artículo es largo, ya te aviso, y aun así se me queda corto, por tanto será el primero, e introductorio, de varios. En él vamos a remarcar algunos de los aspectos que considero más importantes a la hora de plantear un entrenamiento completo y eficiente de muay thai. Tanto a nivel técnico, como físico y mental.

La técnica:

La técnica nos va a permitir tener mejores recursos para nuestros combates, según el tipo de rival y de pelea en la que nos encontremos, e incluso nos permitirá realizar un mejor desempeño físico. La técnica está pensada para realizar el menor gasto energético para un movimiento, se busca la eficiencia.

Mi recomendación es que el trabajo de la técnica se realice de manera contextualizada, para adecuarla a situaciones reales de combate. Aumentando la dificultad cada vez pero siendo realistas, he visto muchos compañeros que parecen acróbatas y artistas marciales que después son incapaces de realizar un sparring apropiado, mucho menos una pelea. Trabaja de manera dinámica, mezclando movimientos de pierna, puño, codo, rodilla y clinch en situaciones variadas con compañeros.

Importante además es que lo trabajes de manera conjunta con parte del trabajo físico, es decir, que en ocasiones sería recomendable trabajar con una velocidad y potencia reales, igual que haremos después en la competición. Muchos estudios han demostrado que el aprendizaje motor es más aplicable cuando se trabaja a una velocidad de movimiento real. Nos interesa hacerlo bonito sí, pero hacerlo útil y real sobre todo. Nuestro aprendizaje, en caso de que seamos competidores, es para el ring, y en un ring se pelea, no es un juego, no se hacen exhibiciones.

Silueta de luchador en un entrenamiento con sombra
El trabajo de sombra es muy importante para el entrenamiento de la técnica

Por último destacaría que el muay thai tiene un trabajo y una manera de pelear bastante específica, muy estudiada durante miles de años para hacerla eficaz y letal en su sencillez. Céntrate en hacer muay thai, es decir, trabajo de clinch, trabajo de pateo, agarres, golpes potentes con todo el cuerpo, control de tu cuerpo y equilibrio (balance). Quizá para un inexperto sea menos espectacular, pero la práctica hace al maestro, y lo sencillo es, en muchos casos, lo más efectivo. Yo desde luego temo más un buen lowkick o una rodilla recta al cuerpo que una patada en giro con salto de un rival sin equilibrio ni control. No se pelea para la foto y por tanto nuestro entreno tampoco debería ser así.

Algunas de las mejores maneras para entrenar la parte técnica del muay thai son el trabajo de sombra, técnica en parejas, trabajo de paos, trabajo de sparring o timing, y trabajo de clinch. Asegúrate de incluir estos trabajos en tus sesiones de entrenamiento si quieres aumentar la calidad de tus entrenamientos y por tanto de tus combates.

Entrenamiento físico:

Una buena condición física es fundamental para realizar un buen combate de muay thai, quien diga lo contrario me temo que jamás ha peleado, o no contra un rival competente. Bien, hasta aquí supongo que no he dicho nada nuevo, lo complicado viene cuando nos paramos a analizar qué aspectos de nuestra condición física deberíamos trabajar. ¿Y si te digo que todos?, cuando más arriba dije que estamos dentro de un deporte exigente quizá me quede corto, es un deporte muy exigente.

A nivel energético es un deporte que nos exige, a grandes rasgos, tener buena condición aeróbica (el tradicional fondo), para aguantar durante los 3-5 asaltos que dure la pelea, una buena condición anaeróbica láctica, para realizar movimientos explosivos y potentes durante todo el combate, y la condición anaeróbica aláctica, para desarrollar una velocidad en nuestros golpeos que resulte determinante para nuestro rival.

Además necesitaremos trabajar sobre nuestra velocidad, nuestra fuerza, nuestra coordinación, reflejos, equilibrio y endurecer nuestro cuerpo. Todo ello con sus diferentes variantes, ¿casi nada, verdad?

peleadores haciendo entrenamiento con sprints en la calle
entrenamiento de potencia en el F.A. Group, Bangkok.

Lo que vengo a señalar aquí es que el clásico trabajo de carrera continua no es suficiente, que los músculos desarrollados en la sala de pesas con trabajos de hipertrofia no son los que necesitamos para golpear y pelear de manera adecuada y que, como es tanto lo que hay que hacer, una buena planificación y periodización es cien por cien necesaria.

Como competidores, nak muays, nuestro entrenamiento físico debería incluir sesiones de carrera a diferentes intensidades y/o tiempos (lo prefiero a la natación o la bici aunque también me podrían valer), trabajo de intervalos, trabajo de sprints largos y cortos. Además de entrenamiento en la sala de pesas, desarrollo de fuerza máxima, potencia, explosividad y coordinación muscular. Todo ello, como ya señalé antes, mezclado con trabajo físico dentro del propio trabajo de técnica de muay thai, sesiones intensas de paos, de sparring, clinch o trabajo de pegada en el saco.

A nivel general, y prometo profundizar más adelante, recomiendo familiarizase con el concepto del lactato, o ácido láctico. Es un metabolito producido en nuestro cuerpo cuando realizamos deporte a una intensidad alta, es el precio a pagar por ser explosivos digamos. Puede servir como sustrato energético pero sobre todo va a ser causante de fatiga muscular, pesadez, movimientos más lentos e incluso mareos, todo ello nada recomendable cuando enfrente tenemos a un peleador con ganas de acabar con nosotros. Aun así tenemos suerte de que nuestro cuerpo se adapta a este tipo de situaciones, y para ello están nuestros entrenamientos. El trabajo físico a intensidades por encima del umbral láctico (punto en el que se acumula este metabolito) es fundamental, por tanto no nos valdría solo como ya dijimos con la carrera continua a ritmo moderado.

En Tailandia es diferente, lo se, lo he vivido. En Tailandia corren mucho y tranquilamente, rara vez hacen sprints y aun así, como pelean! ¿verdad?. Cierto, muy cierto, como también lo es que ellos hacen trabajo de paos, 5 asaltos o más diarios, trabajo de saco diario y clinch diario, como mínimo. Es decir, de maneras transversales están trabajando estas cosas que nosotros necesitamos hacer con el físico. Porque la gran mayoría de peleadores fuera de Tailandia no podemos entrenar tantas horas diarias. En Tailandia, aún así, son poco eficientes, y cada vez gimnasios con más amplitud de miras y mejor presupuesto están apostando por metodologías de entrenamiento más modernas. Miedo me da el día en el que los tailandeses consigan realizar un entrenamiento físico bien estructurado y completo, van a ser imparables.

Entrenamiento mental:

Que poderosa y traicionera es la cabeza ¿verdad?, quien ignore esto se puede llevar una desagradable sorpresa encima del ring. A veces la mejor técnica y el estructurado entrenamiento físico se nos van al garete por los nervios, las desconfianzas (o excesivas confianzas) y otras jugarretas que nos pasa nuestra propia cabeza. Muchos dicen que somos nuestro peor rival, así que parece prudente tener en cuenta el aspecto mental o psicológico en nuestro entrenamientos.

Personalmente, me gustan los nervios, si bien el día de la pelea lo único que quiero es que llegue ya y poder hacer lo que me gusta, odio los momentos previos, pero los nervios me gustan, me hacen sentir mal pero me mantienen alerta. Generalmente, cuanto más nervioso he estado, mejor he peleado después. Aunque todo es recomendable siempre en su justa medida, nervios si, inseguridades no.

Una pelea es una situación de máximo estrés, a veces pasa sin que apenas te des cuenta, con la experiencia hasta llegarás a disfrutarla y sentirte libre, pero es algo tan diferente y excepcional que la cabeza debe estar preparada para ello.

Es curioso porque todo esto sobre lo que te estoy avisando es, muchas veces, el mismo motivo por el cual la gente se engancha a las peleas, esta sensación de incertidumbre, de sentirte solo encima del ring, de conciencia ante el peligro y de enfrentarse a situaciones de riesgo. Pero me temo que esto se llega a coger con la experiencia y hasta ese punto es mucho el trabajo psicológico que debemos realizar.

Dos luchadores en el ring realizando movimientos del wai kru
El wai kru puede servir como momento de visualización.

Para mi todo parte desde el punto de ser fuertes mentalmente, aceptar el miedo, aceptar los nervios y el peligro, y seguir adelante. Asumir el cansancio, la pesadez de los músculos, lo que duelen los golpes del rival y el miedo a salir con un corte en tu apreciada cara, y decidir seguir. Esto, en su versión reducida, es la vida. El Muay Thai nos entrena para la vida, y nosotros debemos entrenarnos para el muay thai.

Yo personalmente enfoco mucho mi entrenamiento mental dentro de mi entrenamiento físico, cuando estás cansado y te sientes lento, sigue, cuando te da pereza, levántate y coge la mochila, cuando estás cansado, ve a entrenar, siempre se puede aprender algo. Pocos pueden ir a un psicólogo, que le expliquen a un thai qué es eso!, tu psicólogo debes ser tú mismo, si tienes suerte lo será también tu entrenador y también tus compañeros. Mi consejo es que trabajes estas cualidades psicológicas en el día a día, la tenacidad, el esfuerzo y los “cojones” que le pongas a tu entrenamiento son los que saldrán en el ring.

Además, otra actividad interesante para mejorar tu juego mental es la visualización. Existen diversas técnicas pero para comenzar yo te recomendaría imaginarte en situación de combate, observar tu nivel técnico y focalizarte en el éxito. Este tipo de trabajo servirá para que los nervios y las inseguridades no te traicionen en los momentos previos a subir al ring.

Disfruta:

El trabajo ya está hecho, sube a pelear y enseña lo que has trabajado, disfruta, ve con todo y aprende sea cual sea el resultado. Al final, nuestro mejor mentor, es la experiencia propia.

Espero que este artículo haya servido por lo menos para exponer la complejidad de un buen entrenamiento de muay thai de competición, y que sirva para que no os llevéis sorpresas en el futuro si vuestro siguiente objetivo es probar suerte encima del ring. Pronto publicaré algún post más específico en el que profundizar más en cada uno de estos aspectos. Hasta entonces me encantará leer vuestros comentarios, dudas y recomendaciones. Siéntete libre de escribirme al correo cualquier duda y si os ha gustado ya sabéis, compartir para que llegue a más gente.

Chok! A pelear!

Síguenos y comparte en:
error
Un Comentario

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *